Inicio El Pais Abuelas contra Rosenkrantz

Abuelas contra Rosenkrantz

PREOCUPACION POR LOS CAMBIOS EN LA CORTE SUPREMA

Las Abuelas de Plaza de Mayo advirtieron ayer que la designación de Carlos Rosenkrantz como presidente de la Corte Suprema de Justicia es motivo de «alarma y preocupación» sobre la «continuidad del proceso de Memoria, Verdad y Justicia y para los derechos humanos en general».
«El nombramiento del Dr. Rosenkrantz en la cúspide del Poder Judicial de la Nación constituye un motivo de alarma y preocupación sobre la continuidad del proceso de Memoria, Verdad y Justicia y para los derechos humanos en general», señaló la entidad que preside Estela de Carlotto.
La asociación remarcó que «como es de público conocimiento», Rosenkrantz fue «el principal impulsor del fallo del 2×1», que otorgó una sensible reducción de la pena para condenados por crímenes de lesa humanidad «y constituye el precedente judicial más regresivo en la materia en los últimos 15 años».
«Rosenkrantz también fue el ideólogo del fallo «Fontevecchia», en el que la Corte Suprema desconoció el carácter obligatorio de las decisiones de la Corte Interamericana de Derechos Humanos», apuntaron las abuelas.
En un comunicado, advirtieron también que esta decisión llega en un contexto en el que el máximo Tribunal tiene a estudio emblemáticos casos como la «Masacre de Trelew», el sobreseimiento de Carlos Pedro Blaquier e, incluso, nuevos pedidos de «2×1».
Además, decenas de causas por crímenes de lesa humanidad tienen juicios orales pendientes, para lo cual Abuelas consideró «clave» el «impulso del Presidente de la Corte, pues es quien asigna personal y recursos económicos».
«La falta de compromiso del Dr. Rosenkrantz con la defensa de los derechos humanos y de la Constitución Nacional ya había sido puesta en evidencia a través del consentimiento prestado hacia su designación en comisión por el Poder Ejecutivo Nacional. En aquella oportunidad, al iniciarse el mecanismo constitucional de designación, la Abuelas de Plaza Mayo impugnamos su postulación. Lamentablemente, en poco tiempo confirmamos que nuestra prevención hacia su nombramiento era acertada», indicó la asociación.
Y llamó a sociedad a «mantenerse movilizada para defender la Memoria, la Verdad y la Justicia e impedir que volvamos a sufrir sentencias como el 2×1».

Cuestionamiento.
En tanto, Alberto Fernández cuestionó la elección de Carlos Rosenkrantz como nuevo presidente de la Corte Suprema de Justicia y consideró que el presidente Mauricio Macri «consolida una justicia ligada al poder».
«Silenciosamente Macri, mientras pregona la necesidad de tener una justicia independiente, se ha ocupado de consolidar una justicia absolutamente ligada al poder político», manifestó Fernández.
«Fue poco a poco poniendo jueces en diferentes tribunales federales hasta ir armando una nueva doctrina, una nueva lógica que no tiene que ver con criterios judiciales, sino con criterios absolutamente políticos», añadió en declaraciones a Radio 10.
El juez de la Corte Suprema de Justicia Ricardo Lorenzetti dejará la presidencia del máximo tribunal del país tras once años en el cargo y será reemplazado por el magistrado Carlos Rosenkrantz a partir del próximo 1 de octubre.
Tras el cambio en la presidencia, la actual vicepresidenta Elena Highton de Nolasco seguirá en el puesto y Lorenzetti, Juan Carlos Maqueda y Horacio Rosatti serán vocales durante los próximos tres años.
La votación que por 4 a 1 eligió a Rosenkrantz como nuevo presidente se conoció ayer tras la reunión habitual de la Corte Suprema, que se extendió por unas cuatro horas y de la que participaron los cinco miembros.
«Macri no mide las consecuencias pero el resultado de todo esto es que el riesgo más grande que tenemos los argentinos es que hay una serie de lógicas jurisprudenciales que empiezan a ser muy preocupantes», señaló Fernández.
«Va consolidando una justicia como herramienta política para la persecución de los opositores, y una justicia que le sirva para un futuro para buscar su propia impunidad», agregó.

Frigerio.
El ministro del Interior, Rogelio Frigerio, afirmó hoy que el Poder Ejecutivo «no se tiene que meter» en las decisiones de la Corte Suprema de Justicia, luego del anuncio de la salida del juez Ricardo Lorenzetti.
«Hemos sido muy claros desde que asumimos en marcar una diferencia abismal con el Gobierno que nos precedió en términos de independencia de los poderes de la República», subrayó el funcionario nacional en declaraciones a radio La Red.
Luego de la elección de Carlos Rosenkrantz como nuevo presidente del alto tribunal, Frigerio remarcó que ésa «es una decisión de la Corte Suprema de Justicia, de sus miembros» y que el Ejecutivo no debe intervenir. (NA)