Acoso: números que preocupan

LA CALLE Y EL TRANSPORTE PÚBLICO SON LOS LUGARES MAS RECURRENTES

Luego de que salieran a la luz una gran cantidad de casos de abuso sexual, se conocieron encuestas donde afirman que el 64 por ciento de las mujeres ha sufrido algún tipo de acoso o abuso. En el ámbito político, ocho de cada diez legisladoras sufrieron de violencia en su carrera.
El 64 por ciento de las argentinas afirma haber sufrido acoso o abuso sexual, hechos que ocurren en su mayoría en la calle y el transporte público, según un informe de las consultoras D’Alessio IROL y Berensztein difundido ayer, en donde detalla, además, que el 39 por ciento de las mujeres reportó haber sufrido maltrato por parte de su pareja.
En pleno debate público por los escándalos de denuncias de violación y abuso, el 96 por ciento de las mujeres considera la violencia de género un asunto grave o muy grave, cifra que entre los hombres se sitúa en el 82 por ciento.
La calle y el transporte público son los lugares más frecuentes donde sucede el abuso o el acoso, ambos con el 40 por ciento, seguidos del trabajo (20 por ciento), el hogar (19 por ciento), un establecimiento educativo (7 por ciento) y un club o gimnasio (4 por ciento). En la pareja, el 39 por ciento admite haber sufrido abuso, que fue emocional en el 16 por ciento de los casos, verbal en el 15 por ciento, físico en el 5 por ciento y sexual en el 3 por ciento.
El 17 por ciento denunció los abusos sufridos, frente al 43 por ciento que acudió a ayuda profesional, el 35 por ciento que no hizo nada y el 32 por ciento que pidió ayuda a su familia o su entorno.

Gravedad.
La sociedad argentina percibe en un 87 por ciento la violencia de género como un problema grave o muy grave, pero el 15 por ciento de los hombres y el 4 por ciento de las mujeres cree que es poco grave y el 3 por ciento de los hombres opina que no es nada grave, una visión que no se da entre las mujeres.
Tras casos como el de la denuncia de violación de la actriz Thelma Fardín hacia su el actor Juan Darthés, el 40 por ciento de los argentinos (49 por ciento las mujeres y 35 por ciento los hombres) está de acuerdo con los escraches públicos siempre que se haya hecho una denuncia previa y el 12 por ciento (18 por ciento mujeres y 9 por ciento hombres) cree incluso que es la única vía para dar a conocer el hecho.
Un 48 por ciento de la sociedad (56 por ciento hombres y 33 por ciento mujeres), no obstante, se muestra en desacuerdo con los escraches públicos. Los datos de la encuesta se tomaron en base a las respuestas realizadas en línea de 700 personas mayores de 18 años.

Legisladoras.
Ocho de cada diez legisladoras nacionales y porteña consultadas aseguraron que sufrieron algún tipo de violencia de género a lo largo de sus carreras políticas. El dato surgió de un estudio realizado por el Equipo Latinoamericano de Justicia y Violencia de Género (ELA), para el que se entrevistó a 45 legisladoras de once provincias y de la Capital Federal pertenecientes a diferentes partidos políticos, entre junio de 2017 y mayo de 2018. Esta fue la primera encuesta nacional de este tipo que se realizó en la Argentina, que visibiliza la violencia política contra las mujeres en el ámbito de la política.
Según el estudio, el 73% de las legisladoras afirmó haber vivido alguna situación de violencia de género en la política a lo largo de su trayectoria. Al incluir preguntas vinculadas con acciones concretas, por ejemplo, si les habían restringido el uso de la palabra en reuniones y sesiones, o si las habían aislado en el ejercicio de sus funciones públicas por su condición de género, las respuestas positivas ascendieron a un 82%.
Los dos tipos de violencia más frecuentes que tuvieron que enfrentar las encuestadas a lo largo de sus trayectorias fueron la psicológica (50%) y la simbólica (28%). En menor medida, se refirieron a situaciones de violencia económica (22%), en tanto que la violencia física como la sexual fueron reportadas en menos del 10 por ciento de los casos.
Lucía Martelotte, directora ejecutiva adjunta de ELA y responsable de la investigación, dijo al matutino que se sabía que la violencia contra las mujeres en política existía en Argentina, pero, a diferencia de muchos países de la región, no había datos concretos. “Lo que vimos fue que, lejos de ser un problema aislado o de algunas mujeres o partidos políticos, la violencia contra las mujeres en política existe y es un problema muy extendido”, agregó la especialista.