Acuerdo con FMI dispara el dólar

LA MONEDA NORTEAMERICANA SE COTIZO EN LA PAMPA A $26,35

Un día después del anuncio oficial del acuerdo con la Argentina por U$S 50.000 millones, el FMI aseguró ayer que el éxito del programa dependerá del “compromiso político y de toda la sociedad”, y dijo que el propósito es “corregir desequilibrios fiscales y monetarios”.
En una conferencia de prensa, los economistas del Fondo, Alejandro Werner (Director para el Departamento del Hemisferio Occidental) y Roberto Cardarelli (encargado del caso argentino), ofrecieron un cuadro de la situación del país y dieron detalles sobre las exigencias planteadas por el organismo.
“Se necesita un fuerte compromiso para remover algunos desequilibrios fiscales y monetarios”, consideró Cardarelli y aclaró que en el organismo tienen “la convicción de que las medidas que hemos discutido en estas semanas son factibles”.
Cardarelli tiene previsto viajar a la Argentina en agosto en lo que será primera misión del organismo que tendrá bajo su responsabilidad el control del acuerdo firmado con la Argentina.
La aprobación formal del pacto se realizará el 20 de junio a partir de la reunión del Directorio del Fondo y el primer tramo del crédito por U$S 15.000 millones llegará un par de días después.
El Gobierno de Mauricio Macri prometió para este año alcanzar un déficit de 2,7% del PBI y de 1,3% en 2019, para lo cual deberá impulsar un fuerte ajuste en las cuentas públicas.

Macroeconomía.
Cardarelli explicó que la economía argentina crecerá pese al fuerte ajuste fiscal que el país acordó con ese organismo por el cual se pasará de un rojo primario de 2,7% del PBI este año a superávit de 0,5% en 2021.
Al respecto, señaló que la sequía que afectó amplias zonas del país y castigó con fuerza la producción nacional “tendrá un efecto positivo en 2019”.
“Hemos logrado un cuadro macroeconómico más consistente”, sostuvo el funcionario -de nacionalidad italiana- y precisó que “se puede lograr” la meta inflacionaria de 17% para el año que viene.
Uno de los puntos del acuerdo es la posibilidad de incrementar la ayuda social en caso de un agravamiento de los indicadores de pobreza.
“No es posible concebir un programa de estabilización macroeconomía sin considerar el nivel de pobreza”, agregó el funcionario sobre el tema.
No obstante, el funcionario afirmó que las exigencias planteadas al Gobierno “son medidas factibles y realistas” y añadió que “requieren compromiso de toda la sociedad”.

Panorama.
A su turno, Werner destacó la actitud del Gobierno de “actuar de manera oportuna”, al pedir rápidamente auxilio financiero al Fondo, luego de las turbulencias financieras de los últimos meses que sólo en mayo generaron una devaluación del 22%.
“Le permitirá navegar por situaciones que vengan de las economías avanzadas o de la región”, afirmó en referencia a las inestabilidades globales o la posibilidad de nuevas corridas cambiarias.
Pese a las dificultades y al temblor financiero que sacudió al país en mayo, el funcionario consideró que “la economía argentina de hoy es muy diferente a la de 2001”.
“Vemos una economía que está en el camino correcto. Lo que pasó en marzo, abril de este año, producto del cambio en las condiciones externas, hizo patente la necesidad de que una estrategia que depende del financiamiento externo por los altos desequilibrios que heredó esta administración tenía que acelerarse, y nuestra interpretación fue que el Gobierno actuó de una manera muy, muy oportuna”, afirmó.

Visita.
El FMI prevé para agosto el envío de la primera misión a Argentina para revisar el cumplimento de un plan que le permitirá acceder a 50.000 millones de dólares cuya formalización se espera para el 20 de junio, dijeron fuentes del organismo.
“El directorio tiene su reunión el 20 de junio, y lo normal es que se apruebe este programa y a partir de ahí Argentina tendrá una disponibilidad del 30% y luego procederían las visitas tradicionales”, dijo en rueda de prensa Alejandro Werner, director del Departamento del Hemisferio Occidental del FMI.
“Las visitas revisarán la situación económica y el cumplimiento de las metas”, dijo Roberto Cardarelli, jefe de la misión del FMI para Argentina, señalando que la primera está programada inicialmente para agosto.
Las revisiones del avance del programa serán trimestrales y después de cada una estarían disponibles los diferentes tramos del programa, explicó Werner.
Recordó sin embargo que las autoridades argentinas indicaron su intención de obtener 15.000 millones de dólares, pero después pretenden tratar el préstamo con carácter precautorio.
“En caso de que las condiciones internacionales se compliquen, Argentina tendrá fondos para hacerles frente para que no se generen episodios como los que se dieron en las últimas semanas”, dijo Werner. (NA)

El dólar superó los $26 pesos
El dólar cerró ayer a $25,95 promedio para la venta, tras dispararse a mitad de la rueda por encima de los $26, un día después de que el Gobierno anunciara el acuerdo con el FMI, y en la primera jornada desde el 14 de mayo sin oferta del Banco Central.
Según un promedio publicado por la autoridad monetaria, la divisa cerró a $24,99 para la punta compradora y a $25,95 para la vendedora, lo cual representó un nivel récord.
De ese modo, el dólar subió unos 42 centavos, es decir 1,6 por ciento, de un día para el otro.
En los mostradores del Banco Nación, el dólar avanzó 40 centavos, a $25,80. En algunas entidades financieras, como Galicia o Banco Francés, la divisa terminó a $26,10. Mientras que en el Banco de la Pampa cerró a $26,35. El dólar mayorista, por su parte, escaló 32 centavos, a $25,31.
El Banco Central decidió retirar la oferta de U$S 5.000 millones, vigente desde el 14 de mayo último. La determinación del organismo conducido por Federico Sturzenegger estuvo en línea con lo anunciado el jueves, cuando subrayó que iba a retomar la flotación cambiaria e intervenir sólo de manera eventual.
“La manera en la que el Banco Central operó en las últimas semanas tuvo mucho más que ver con cómo enfrentaba la turbulencia cambiaria. A nuestro entender, queda superado con la aprobación de este paquete”, había resaltado el funcionario en conferencia de prensa.
De ese modo, había anticipado: “Volvemos a una situación normal de funcionamiento del régimen cambiario”. Sin embargo, había aclarado que “un régimen de tipo de cambio flotante no quiere decir un régimen en el que nunca se interviene”.
Operadores evaluaron que en la city porteña el viernes hubo un clima de cautela y destacaron que sobre el final repuntó la oferta del sector privado, lo cual provocó un leve retroceso respecto del valor registrado al mediodía.
Calcularon que el volumen negociado en el segmento de contado fue inferior al del jueves, al llegar a U$S 682 millones. El economista Agustín Monteverde evaluó que “sin intervención del Central, aunque suba ahora”, el dólar debería “retomar un curso descendente”. (NA)