Inicio El Pais Advierten que puede faltar gasoil por el congelamiento

Advierten que puede faltar gasoil por el congelamiento

UN INSUMO BASICO

El conflicto por el congelamiento de combustibles ya está generando tensiones de abastecimiento de gasoil grado tres, un insumo vital para el sector agropecuario que podría complicar la próxima cosecha. Se trata de un combustible que necesita de un gran porcentaje de importaciones para poder satisfacer la demanda total, que en el contexto actúan fueron frenadas a raíz de la resolución oficial.
«Adquirimos el gasoil euro a un dólar a $55 y lo tenemos que vender a $45. Ya no se trata de una reducción de márgenes de ganancia, nos están pidiendo que vayamos a pérdida directamente», reveló un ejecutivo de una refinadora del interior del país.
El problema es que la reglamentación de Lopetegui no regula las compras externas, por lo tanto, no puede obligar a las petroleras a adquirir este insumo en el extranjero. Y de acuerdo a los últimos datos oficiales, el 73% de sus ventas domésticas totales (en el promedio de enero a abril) fueron abastecidas por productos importados. Es decir, que no hay posibilidades de que las firmas locales puedan reemplazar este faltante.
En consecuencia, ya se observan casos de cupos de entrega que están siendo denunciados por las estaciones de servicio. «Presentamos una nota a la Secretaría de Energía, ya que nos están cuotificando los envíos, no me están queriendo entregar todo lo que pido», indicaron a este medio de una importante red de bocas de expendio.

Principales afectados.
Según los expertos, los primeros roces se generarán en las estaciones de «bandera blanca», dado que las refinadoras tienen contratos con los surtidores de su propia marca que le impiden suspender los pedidos. Al mismo tiempo, anticipan que se verá afectado todo el canal mayorista que engloba al sector del transporte, a diversas industrias y al campo, donde ya se encendieron alarmas al respecto.
«En la industria agropecuaria hay máquinas muy modernas donde los motores requieren un combustible especial. Son motores de inyección common-rail de última generación que de ninguna manera los arriesgarán usando un gasoil de menor calidad. Imaginate que son cosechadoras de más de 100 mil dólares», subrayó un especialista del sector. «Es por eso que si deciden poner las máquinas más modernas en reserva, se pueden llegar a extender los tiempos de la cosecha, se podría perder calidad en el grano y causaría mayores pérdidas», agregó.
De lo contrario, se verían forzados a cargar combustibles directamente en la estación de servicio o recurrir al mercado secundario, lo que en ambos casos implicará un notable incremento en los precios. Pero a su vez sería una solución de corto plazo que desplazaría el desabastecimiento a toda la cadena, ya que las estaciones no darán abasto para esta nueva demanda.
En el campo indican que de expandirse esta problemática el efecto sería inmediato y afectaría primero a la siembra del trigo que se está llevando a cabo actualmente en el sudeste bonaerense y posteriormente a la de maíz y soja en los meses de noviembre y diciembre. (Lapolíticaonline.com)