“Ahora los manejo yo desde afuera”

ELISA CARRIO PROTAGONIZO UN CRUCE CON EL RADICALISMO

La tensión interna volvió a escalar ayer en el frente Cambiemos luego de que la líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, lanzara chicanas contra los dirigentes radicales, a quienes dijo “manejar desde afuera”, lo que motivó una dura respuesta de la UCR.
El nuevo episodio comenzó con la declaración que hizo Carrió el jueves en Entre Ríos, donde afirmó: “Al final, los radicales tienen que reconocer que están con una ex miembro (del partido) que los maneja desde afuera ¡Es divino! ¡No saben!”.
“Es el mayor castigo por misóginos. Nos mandaban a las convenciones a servir empanadas y ahora los manejo yo desde afuera”, agregó la líder de la Coalición Cívica, que viajó a esa provincial para respaldar al radical Atilio Benedetti, que también estuvo en el Foro Anual Entre Ríos 2030, en la ciudad de Paraná.
Al disertar, la legisladora había dicho segundos antes que no quería cargos: “Si yo tuviera interés, habría una interna y no tengo interés en ningún cargo. En consecuencia, la alianza está asegurada. Y los radicales harán lo que nosotros digamos, ¿no es así Benedetti?”, señaló.

UCR.
La respuesta de la UCR llegó con un comunicado de la conducción del centenario partido, en el que le reclamó “seriedad” y “respeto” Carrió, al tiempo que la acusó de hacer un “stand up”.
El radicalismo que preside el gobernador de Mendoza, Alfredo Cornejo, subrayó: “Somos un partido político nacional, soberano en sus decisiones y democrático hacia adentro. No un proyecto personal ni un liderazgo mesiánico”.
Para la UCR, “los argentinos necesitan seriedad, no un stand up permanente”.
“Que nos diga Carrió, realmente, cuánto aporta hoy a Cambiemos y a las políticas del Gobierno nacional. Seguramente sea menos que las propinas que deja”, ironizó el radicalismo, al recordar la polémica frase que lanzó la diputada esta semana, para instar a la clase media a mantener las “propinas” y las “changas”.
Además, la conducción de la UCR advirtió que “la frivolidad discursiva alimenta de manera peligrosa a la oposición”.
“Le pedimos que se abstenga de continuar con esta serie de declaraciones desafortunadas, que lamentablemente ya se han vuelto una costumbre suya”, manifestó la UCR.

Respuesta.
Ante la fuerte respuesta, Carrió subió la apuesta y contestó con tono sarcástico, apuntado directamente a Cornejo. “Mil disculpas Cornejo, es una vieja broma que hago hace 20 años, que hace reír a la gente, sólo que quizás no la recordás porque en esa época estabas en el kirchnerismo”, recalcó Carrió en su cuenta de la red social Twitter en alusión al paso del mendocino por la Concertación Plural junto al ex vicepresidente Julio Cobos.
Benedetti, que estuvo en Entre Ríos junto a la legisladora, también sostuvo que ella hace un “monólogo” en el que “dice un montón de cosas, muchas importantes, y otras que están en la anécdota, incluso de broma”.
“Son sus exabruptos a los que nos tiene acostumbrados”, indicó el diputado nacional y remarcó: “No es nuevo que la doctora Carrió tiene problemas con la Unión Cívica Radical. Me parece que responde a algún resentimiento o algún problema que haya tenido en su juventud, porque hizo referencia también a cuando ella en la organización partidaria se ocupaba de servir empanadas”.
Según dijo, la líder de la CC “tiene un antiguo resentimiento con el radicalismo” porque “quizás a través de la estructura” de la UCR “no pudo llegar a proyectarse como ella quería”.

Tensión.
La tensión que despertó Carrió se produjo semanas después de haber protagonizado otra polémica interna tras la votación favorable al aborto en la Cámara de Diputados, cuando amenazó con “romper Cambiemos”.
En ese momento, tras una reunión en la Quinta de Olivos con el presidente Mauricio Macri, la diputada le bajó el tono a sus expresiones, y luego volvió a ser noticia esta semana con su llamado a la clase media a dar “propinas” y “changas” a los sectores más vulnerables para hacer frente a la crisis. (NA)