Inicio El Pais Ajuste a la solidaridad

Ajuste a la solidaridad

LA CRISIS AFECTO AL PROGRAMA PARA LOS SIN TECHO

Buenos Aires Presente (BAP), el programa del Gobierno porteño para asistir a personas en situación de calle, fue rebautizado por sus trabajadores como «Buenos Aires Precarizado». Los motivos, para los profesionales que día a día salen a las calles a hacer malabares con las pocas herramientas que brinda el gobierno, sobran: hay poco personal, falta de capacitaciones, se limitan los «seguimientos de las personas en calle» porque «según los gerentes no ayudan a la productividad del programa», las pocas camionetas que circulan por la ciudad están destruidas y, pese a lo que afirma el oficialismo, hay una profunda diferencia entre la cantidad de recursos ofrecidos y la cantidad de personas que viven en la calle.
Desde el ajuste que sufrió el programa a principios de este año, esa precarización no hace más que crecer. Tras una reducción de personal y un aumento en la cantidad de horas de trabajo, el Gobierno también recortó la cantidad de recursos para el Operativo Frío, que justamente funciona como un refuerzo asistencial para los tres meses más fríos del año. Recién este fin de semana, luego de la muerte de Sergio Zacariaz y de otras personas en situación de calle que pusieron en evidencia la falta de políticas públicas integrales y el desfinanciamiento de este programa -que solo sirve como paliativo-, los recursos que venían brillando por su ausencia empezaron a circular por las calles de la ciudad.
El programa, que funciona en la ciudad desde 1999, depende del Ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat porteño y está pensado para «emergencias sociales: desde un incendio o un derrumbe hasta la emergencia habitacional, que es con la que trabajamos diariamente», contó un trabajador que prefiere reservar su identidad por miedo a perder su puesto de trabajo.
«La tarea puntual es ir a ofrecer a las personas en situación de calle una serie de recursos, bastante acotados, que van desde paradores y subsidios hasta la tramitación del DNI gratuito o el acompañamiento a un centro de salud. Somos articuladores entre las personas en situación de calle y los efectores del gobierno de la Ciudad», detalló el psicólogo que trabaja en el BAP desde hace más de 10 años.
La asistencia ofrecida por el BAP, para los trabajadores, «no es suficiente en lo absoluto. Los recursos que da el Gobierno de la Ciudad son escasísimos. Son parches, no son soluciones de fondo». Los paradores, por ejemplo, «tienen horarios que no les sirven a las personas que salen a cartonear», contó el psicólogo. «Además, son transitorios, hoy conseguís una cama y mañana no llegaste a horario y la perdiste», agregó una ex trabajadora, también desde el anonimato.
«La capacidad de los paradores, además, está lejos de las 2300 camas que menciona Larreta», dijo el psicólogo.

Juan Carr.
El referente de la Red Solidaria, Juan Carr, expresó que «de 36 campañas grandes que hicimos, nunca hubo este nivel de respuesta en todo el país» y anunció que River continuará recibiendo donaciones para las personas en situación de calle.
En tanto, desde el lunes al mediodía organizaciones sociales instalarán una «carpa refugio» frente al Obelisco.
«La respuesta fue inédita, no sólo por la cantidad sino por el amor con que las personas se acercaban, el estado de las cosas que donaban, la forma en la que las trajeron. No podemos decir que estamos felices porque ojalá no tuviéramos que hacer esto; pero sí nos emocionó mucho la solidaridad que podemos expresar», señaló Juan Carr.
Carr sostuvo que «este año tuvimos cinco muertes en un período muy breve de tiempo por lo que salimos más que fuerte que nunca a impulsar la campaña y la actitud de River, de abrir sus puertas para el pernocte, generó un efecto sobre todos los clubes que rápidamente se sumaron».
El responsable de la Red Solidaria informó que durante los cuatro días que hubo actividad en River pasaron unas 740 personas aunque, aclaró que «no todas se quedaron a dormir».
«Ahora lo que continúa en River es la colecta de frazadas, abrigos, pañales y elementos de higiene personal que podrán acercarse cualquier día de la semana en cualquier horario», en tanto «el pernocte lo definiremos en caso de que las temperaturas vuelvan a estar por debajo de los cinco grados», describió. (Pagina12.com / Télam)