Inicio El Pais Alberto echó a Ginés y nombró a Carla Vizzotti

Alberto echó a Ginés y nombró a Carla Vizzotti

"VACUNAS VIP"

Alberto Fernández le pidió la renuncia al ministro de Salud, Ginés González García, y designó en su reemplazo a la secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti, tras la polémica generada cuando el periodista Horacio Verbitsky admitió públicamente que se aplicó una vacuna contra el coronavirus en dependencias de esa cartera. El pedido de dimisión se formalizó a través del jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y la designación de Vizzotti fue confirmada luego de una reunión que la funcionaria mantuvo con el presidente. El acto de jura se celebrará hoy a las 17 en la Residencia Oficial de Olivos.

Tras conocerse las afirmaciones de Verbitsky, el presidente le «pidió explicaciones» a González García luego del acto desarrollado en el CCK para el lanzamiento del Consejo Económico y Social. Según fuentes cercanas, «no convenció la respuesta» que el ministro ofreció durante un diálogo telefónico y el presidente decidió su salida del ministerio. Los funcionarios de Salud que no tuvieron relación con este sistema continuará en sus cargos, pero cualquiera que haya estado al tanto del caso «también tendrá que irse».

Ayer por la mañana, Vertbitsky contó durante su columna en El Destape Radio que buscó vacunarse tras nueve contagios en su familia, uno de ellos fallecido. «Decidí vacunarme. Me puse a averiguar dónde hacerlo. Llamé a mi viejo amigo, Ginés González García, a quien conozco desde mucho antes de que fuera ministro», relató. «Me dijo que tenía que ir al hospital Posadas. Cuando estaba por ir, recibí un mensaje del secretario de Ginés diciéndome que vendría un equipo de vacunadores del Posadas al Ministerio y que fuera a darme la vacuna», agregó.

No fue el único.
Tras la relevación de Vertbitsky, varios portales informativos publicaron nombres de otras personalidades que supuestamente accedieron a la vacuna, entre ellos el senador Jorge Taiana y al diputado Eduardo Valdés. «Ginés me mandó al Ministerio de Salud a que me vacune. Nunca pensé que estaba haciendo algo ilegal», sostuvo Valdés. El legislador agregó que sintió necesidad de vacunarse por su edad y porque formaba parte de la comitiva que acompañaría al presidente en su próximo viaje a México.

Taiana, de 70 años y con diversos problemas de salud, también figuraba en la comitiva a México. Es senador por Buenos Aires, provincia que ya inició su campaña de inmunización para adultos mayores. Tanto Taiana como Valdés ya formaron parte de la delegación presidencial que viajó a Bolivia cuando el secretario Asuntos Estratégicos Gustavo Béliz resultó positivo de Covid-19.

Mientras tanto, el canciller Felipe Solá (70) que también fue parte de ese viaje y debió aislarse a su llegada de Bolivia, se vacunó ayer en el Hospital Posadas. Solá había recibido la recomendación de vacunarse a la brevedad por parte del equipo médico de la Cancillería, debido a sus compromisos y prácticas derivadas de su función específica.

Verbitsky.
Por otro lado, el dueño de El Destape, Roberto Navarro, informó el despido de Vertbisky de la emisora, al considerar que «es una inmoralidad que con 50 mil muertos haya vacunados VIP». «Es inmoral quien lo autorizó y quien se vacunó, aquí no hay inocentes. Y alguna opereta atrás seguro habrá», sostuvo. «Le hice saber a Verbitsky que ya no seguirá con sus columnas en El Destape Radio» concluyó Navarro.

Asimismo, el equipo de trabajadores del Centro de Estudios Legales y Sociales (Cels) rechazó el mecanismo que usó Vertbisky, su presidente, para vacunarse. «Recibimos la noticia de que el presidente de nuestra organización fue vacunado por fuera del sistema establecido, a través de una cadena de favores y a título personal, mientras estábamos intentando, como todo el mundo conseguir un turno para las personas mayores de nuestras familias», expresaron en un comunicado.

«Como organización comprometida con los derechos humanos y las urgencias de la situación social actual, consideramos que las únicas salidas a la pandemia son la responsabilidad colectiva y el compromiso con las etapas del sistema de vacunación a nivel federal», afirmaron. Y añadieron: «hemos sostenido en diferentes espacios y ante el Estado la necesidad de que el proceso de vacunación responda a criterios de inclusión social que atiendan en forma prioritaria a los grupos más vulnerables de nuestra población, de acuerdo a factores sanitarios y no discriminatorios». Con esos argumentos «el equipo de trabajadores del CELS rechaza esta o cualquier otra acción o privilegio que vaya en otro sentido. Nada de lo ocurrido representa el trabajo y el pensamiento de quienes integramos y hacemos a la organización en su día a día», concluyeron. (Télam)