Inicio El Pais Alberto recordó el papelonesco discurso de Macri frente al Rey

Alberto recordó el papelonesco discurso de Macri frente al Rey

NATALICIO DE SAN MARTIN

El presidente Alberto Fernández destacó ayer «el esfuerzo» realizado por el gobierno nacional para la llegada de vacunas contra el coronavirus desde Rusia y China, entre otros países que las producen. En ese sentido, adelantó que a las dosis que ya arribaron desde esas naciones se sumarán las que próximamente obtengan de AstraZeneca, y lamentó que el tema quede «enredado en debates que no son importantes y muchas veces obligan a desatender lo importante».
El jefe de Estado hizo estas declaraciones al pronunciar un discurso en la ciudad correntina de Yapeyú, con motivo del aniversario del natalicio del General José de San Martín. «A veces siento que el esfuerzo del gobierno nacional por conseguir vacunas contra el coronavirus queda enredado en debates que no son importantes y muchas veces nos obligan a desatender lo importante», dijo el mandatario, que llegó a Yapeyú directamente desde México. En ese sentido, agregó que cuando lo quieren «hacer claudicar» piensa en San Martín, para que «algo de él» lo «inspire».

Desigualdades.
Luego, con respecto a la educación, asumió que esa situación puso en evidencia «desigualdades». «La pandemia nos demostró desigualdades. La conectividad de internet se ha desarrollado donde es negocio y así dejamos a millones de pequeños argentinos sin poder aprender. Por eso, decimos que la conectividad debe dejar de ser un negocio privado y ser un servicio público», al tiempo que reconoció que existen «algunos sinvergüenzas que se animan a cuestionarlo».

Coraje.
Durante otro pasaje de su discurso, criticó sin nombrarlo al expresidente Mauricio Macri al recordar lo que el líder de Juntos para el Cambio dijo en el acto del Bicentenario de la Independencia en 2016: «Querido rey -al de España-, qué angustiados deben haber estado nuestros héroes».
«No me lo imagino a Belgrano, San Martín y Güemes angustiados. Lo que tuvieron fue coraje que pocos tienen. Fue el coraje de esos pocos lo que hace posible los grandes cambios y las transformaciones», contrapuso Fernández.

Con los gobernadores.
Por otra parte, el primer mandatario cuestionó a los sectores que se «enriedan en debates sin importancia». «Nadie vino a mi a decirme que hizo una gestión en China para conseguir una vacuna o una gestión en los EEUU para conseguir una vacuna, o en Inglaterra. Nadie vino a ofrecerme eso. Lo debimos hacer solos, en compañía de los gobernadores», señaló. En ese marco, destacó el trabajo «codo a codo» con los mandatarios provinciales para «darle salud a nuestra gente».
Por otra parte, con respecto al arribo de las vacunas provenientes de la República Popular China y a las que llegarán el fin de semana desde Rusia y a partir de marzo de Astrazeneca, cuestionó a quienes decían que «traía una vacuna que era veneno» y agregó: «Ahora parece que todos quieren envenenarse. Yo no sé qué les ha pasado pero no importa. Cuando quieren hacerme claudicar, yo pienso en San Martín. Yo no voy a ser nunca como él pero quiero que algo de él me inspire».

Historia parecida.
Al realizar un balance de su viaje oficial por México, Fernández destacó que ambas naciones tienen «una historia muy parecida» en sus luchas emancipatorias y dijo que al participar de los homenajes a los «verdaderos artífices de la independencia mexicana» no pudo «dejar de pensar en que hubo un tiempo en nuestra América donde otros más al sur también levantaron la bandera de la independencia, la libertad, la justicia y la igualdad y se animaron contra otros que nos dominaban y querían seguir haciéndolo».
Fernández llegó directo desde México al Aeropuerto Libertador Gral. José de San Martín de la ciudad de Posadas donde lo recibió el gobernador de Misiones, Oscar Herrera Ahuad, y desde allí se dirigió hacia Yapeyú.
Ya en la Plaza de Armas, Fernández presenció el ingreso del sable corvo del Libertador y un homenaje al Sargento Cabral y, luego de entonar el Himno Nacional, recibió el decreto de huésped de honor y, como obsequio, restos de tierra de la casa de San Martín. Luego, en el templete, descubrió una placa recordatoria del evento y recorrió la casa de San Martín. (Télam)