Inicio El Pais Alejo Ramos Padilla se defendió y pidió que citen a Macri

Alejo Ramos Padilla se defendió y pidió que citen a Macri

El juez federal de Dolores, Alejo Ramos Padilla, y su padre y defensor, Juan, aseguraron que el procedimiento que se tramita en el Consejo de la Magistratura para apartar al magistrado de la causa que investiga una red de espionaje ilegal fue impulsado por el propio presidente Mauricio Macri y «no surge acusación concreta». Además, apuntaron contra la filtración de escuchas ilegales a presos K y exigieron la declaración de funcionarios políticos y judiciales para aclarar el origen de las mismas y su interés en la pesquisa que tramita en aquél Tribunal.
En un escrito, el defensor manifestó que el proceso de remoción «se ha transformado en una disputa política encabezada por el presidente Macri, la Agencia Federal de Inteligencia, el Ministro de Justicia, el representante del Ejecutivo ante el Consejo de la Magistratura (Juan Bautista Mahiques), sus aliados políticos y judiciales» contra el magistrado que «con escasos recursos lleva adelante una investigación que los incomoda» para el Gobierno.

Orden de Macri.
El abogado recordó que el 17 de marzo el propio Macri dio la orden de ir contra Ramos Padilla al decir que «no es la primera vez» que el juez de Dolores avanza con cuestiones que le molestan y que «ya ha hecho varias». Después de estas declaraciones, el Ministerio de Justicia de Germán Garavano y Mahiques «iniciaron este expediente, al que luego se le agregaron «escuchas filtradas» por la Agencia Federal de Inteligencia que dirige Gustavo Arribas, con la participación de magistrados y legisladores investigados en la causa de Dolores», en referencia al fiscal Carlos Stornelli y las diputadas de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, Paula Olivetto y Mariana Zuvic.
Las escuchas ilegales a las que hizo mención son las realizadas a presos K en el penal de Ezeiza. Estas llegaron de forma «anónima» a las diputadas de la Coalición Cívica y al propio Stornelli. «No caben dudas de que el presidente siempre estuvo informado por la propia AFI de esta «operación escuchas», no sólo en virtud de quienes estaban involucrados sino porque incluso el tema fue tratado en reuniones de gabinete», manifestó Juan Ramos Padilla. El abogado agregó que estas conversaciones y su difusión impulsaron la «fabricación» de causas contra el juez de Dolores.

Declaración.
Según las legisladoras oficialistas y el fiscal rebelde, todos involucrados en la causa que investiga la red de espionaje ilegal, esta pesquisa fue armada desde Ezeiza por los detenidos K. «En todo caso, las legisladoras se encuentran autorizadas a formular sus presentaciones en el Juzgado de Dolores», donde ya fueron invitadas a proporcionar las pruebas y aclaraciones que consideren pertinentes sobre su relación con el espía. Por eso, remarcó que «no es posible determinar cuál sería el delito -salvo la intromisión ilegal en la privacidad y la utilización de escuchas ilegales en contravención con la ley de inteligencia-«al grabar y difundir estas conversaciones sin orden judicial.
Por ello, el defensor pidió que se presten a declarar quienes impulsaron la denuncia contra el juez de Dolores, en referencia a Macri, Garavano y Mahiques, para saber «su relación e interés con los hechos y las personas investigadas en la causa».

Acusación.
En tanto, Alejo Ramos Padilla respondió a otra de las acusaciones que pesan sobre su contra, como es la de su exposición en la Comisión de Libertad de Expresión de la cámara de Diputados, por la que Stornelli pidió su apartamiento. Sostuvo que él «contribuyó a precisar la información que ya estaba circulando en los medios de prensa, y que es un deber de los magistrados dar cuenta a la ciudadanía de las resoluciones dictadas y del contenido de una investigación de «gravedad institucional», que no se encontraba bajo secreto de sumario».
El magistrado aseguró que la causa que él investiga involucra diferentes jurisdicciones, figuras políticas, judiciales, lavado de dinero, servicios de inteligencia y medios de comunicación pero destacó que a todas las partes se le dio la posibilidad de ejercer su derecho legal y que no recibió ningún tipo de cuestionamiento por lo que su deber es avanzar en la pesquisa. «Por ello, se me quiere apartar a través de este procedimiento irregular ante este Consejo de la Magistratura y se recurre para ello a elucubraciones absurdas que se construyen a partir de la utilización indebida de escuchas que la Corte Suprema ha señalado que «no sólo deben ser prevenidas y castigadas por la ley y la jurisprudencia subsecuente, sino que deben merecer el máximo repudio social, pues constituyen un atentando a la confianza pública»», como bien destacó su padre y defensor. (Eldestapeweb.com)