Inicio El Pais Alumnos vuelven a las aulas

Alumnos vuelven a las aulas

CLASES PRESENCIALES TRAS LAS VACACIONES DE INVIERNO

Más de 4 millones de alumnos bonaerenses de establecimientos públicos y privados regresaron el lunes a clases presenciales en los 135 municipios de la provincia de Buenos Aires, tras el receso invernal, y lo hicieron «de manera cuidada» para evitar contagios en el marco de la pandemia de coronavirus.
Mochilas, barbijos, gorros de lana y camisetas térmicas fueron los protagonistas del nuevo inicio escolar en esta segunda mitad del año que encuentra con la modalidad presencial a la totalidad de los municipios bonaerenses, con unos 4.240.000 alumnos que volvieron a las aulas en un total de 16.400 establecimientos con clases presenciales «cuidadas» en contexto de pandemia.
El regreso a las aulas se da en el marco del Plan Jurisdiccional para un Regreso Seguro a las Clases Presenciales, acordado con gremios y el resto de la comunidad educativa el año pasado.
En esa segunda etapa del año, las clases en la provincia de Buenos Aires se dictarán nuevamente, mediante el sistema de rotación presencial semanal. Es decir, una semana concurre al establecimiento la mitad de un curso y estudiarán desde sus casas la semana siguiente.
El Plan Jurisdiccional establece pautas para la organización institucional de las escuelas para posibilitar el distanciamiento social, la adecuada circulación de aire y la desinfección y por eso, los modelos de organización escolar y pedagógica se implementan considerando el espacio que dispone cada establecimiento para respetar el distanciamiento social obligatorio.
El regreso a la presencialidad fue anunciado el martes pasado por el gobernador Axel Kicillof quien destacó que después del receso invernal «toda la provincia de Buenos Aires vuelve a las clases presenciales».
Es que hasta el comienzo de las vacaciones, 13 ciudades estaban en fase 2, donde las clases se dictan de manera virtual o a través de cuadernillos impresos. Esos municipios ahora ingresaron en fase 3, por lo que retornaron a la presencialidad junto a las ciudades que se ubican en etapa 4.
Se trata de 9 de Julio, Bolívar, Carlos Tejedor, Chacabuco, Coronel Pringles, Florentino Ameghino, General Belgrano, General Lavalle, General Viamonte, Hipólito Yrigoyen, Junín, Leandro N. Alem, Lincoln, Lobería, Maipú, Monte Hermoso, Pehuajó, Pellegrini, San Cayetano, Suipacha, Trenque Lauquen y Tres Lomas.

CABA.
El nuevo protocolo de la Ciudad para regresar a las aulas tras el receso invernal, generó cuestionamientos del ministro de Educación, Nicolás Trotta, que calificó de «irresponsable» a la administración porteña, mientras que los principales gremios docentes del distrito desplegaron medidas de fuerza.
Trotta, al hablar con El Destape Radio, indicó que desde el ministerio observan esta situación «con enorme preocupación» y sostuvo que «es incomprensible que se tomen decisiones por fuera de la evidencia».
«Le pedimos a la Ciudad de Buenos Aires y a la provincia de Mendoza que compartan la evidencia que tienen para volver a clases sin distanciamiento; si no, estamos ante un hecho de irresponsabilidad de estas jurisdicciones», sostuvo el funcionario.
El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires anunció que, en el regreso a clases tras el receso invernal, no se respetará el distanciamiento de un metro y medio dentro de las aulas y se considerará a todo el curso como una burbuja.
Trotta agregó que a estos cambios en los protocolos sanitarios por parte de la Ciudad se suma el hecho de que «hay sospecha de que ya hay circulación comunitaria de la variante Delta en la Ciudad».
«Nosotros consultamos a los especialistas sobre si se podían modificar los protocolos y nos dijeron que había que sostener la ventilación cruzada, el uso de tapabocas y el distanciamiento», manifestó el titular de la cartera educativa.
Asimismo, recordó que, para medir el regreso a la presencialidad, se establecieron «indicadores objetivos» y dijo que este regreso fue posible «porque la tasa de incidencia es menor a 500 casos cada 100.000 habitantes y porque hay una ocupación inferior al 80% en las camas de cuidados intensivos».
(Télam)

Protocolos y burbujas.
El secretario general del Sindicato Unificado de Trabajadores de la Educación de Buenos Aires (Suteba), Roberto Baradel, celebró que haya bajado el número de casos de coronavirus y aseguró que el inicio de las clases presenciales, tras el receso invernal, en toda la provincia de Buenos Aires se da de manera «cuidada» y «respetando los protocolos».
«Es una buena noticia que hayan bajado los contagios y que vuelvan las clases en todos los municipios», dijo ayer el dirigente gremial en declaraciones a radio Provincia al referirse al regreso a la presencialidad en las aulas mediante la «presencialidad cuidada» en los 135 distritos bonaerenses.
Aseveró que la vuelta a las clases «es con una presencialidad cuidada y respetando los protocolos, estableciendo las burbujas y ventilación cruzada como se había establecido».
El dirigente señaló que «eran pocos los distritos (en la provincia de Buenos Aires) que habían quedado sin presencialidad y ahora se retoma», y sostuvo que, «por supuesto es una presencialidad cuidada con condiciones adecuadas para poder trabajar».
En ese marco, recordó que se cumplen tres años de la muerte de la vicedirectora y al auxiliar de la escuela de Moreno, y que estuvieron presentes una ofrenda floral.
El 2 de agosto de 2018, un escape de gas provocó la explosión que mató a la Sandra Calamano y Rubén Rodríguez, quienes cada día eran los primeros en llegar al establecimiento para preparar el desayuno de los alumnos.
«Esa fue una tragedia que no tendría que haber sucedido, fue una explosión en una escuela, nadie escuchó a Sandra ni a Ruben que se movilizaban y reclamaban por la infraestructura en la provincia», lamentó.