Inicio El Pais Ante el aumento de contagios, el AMBA vuelve a la Fase 1

Ante el aumento de contagios, el AMBA vuelve a la Fase 1

El presidente Alberto Fernández anunció ayer una nueva etapa del aislamiento social, preventivo y obligatorio (ASPO) por la pandemia de coronavirus, medida que hoy cumple 100 días desde que se decretó el 20 de marzo, que regirá desde el 1 hasta el 17 de julio próximo, con mayores restricciones para el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) ante un aumento en los contagios de coronavirus. Además, indicó que habrá limitaciones en el uso del transporte público, que será de uso exclusivo para trabajadores esenciales desde el lunes próximo en la región metropolitana, donde pidió a todos que «se queden en casa».
«Los argentinos deben enojarse con la pandemia, no con el remedio», dijo el Presidente en un mensaje grabado desde la residencia de Olivos, en el que sostuvo, además, que «no se debe permitir el aumento de casos» de coronavirus. Acompañado por el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, y el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, el jefe de Estado resaltó que todas las medidas se toman «en consenso y coordinación» con la Ciudad y la provincia de Buenos Aires.

Aislar el AMBA.
«Alberto Fernández nunca se enamoró de la cuarentena: es un remedio para la pandemia y es el único que conocemos; de lo que estamos enamorados es de la vida y por eso la cuidamos tanto y por eso nos pesa tanto ese número trágico de personas que dejaron de estar entre nosotros», dijo el Presidente, en referencia a los 1.184 fallecidos por Covid-19 en el país, de los cuales 34 murieron ayer según indicó el Ministerio de Salud de la Nación, que informó también que los contagios fueron 2.886 alcanzando los 55.343 infectados.
Fernández precisó que «el 97% de los casos que se detectan ocurren en el AMBA» y agregó que «en los últimos 20 días, los casos aumentaron 147% y los fallecidos, 95%», al tiempo que dejó claro que «los casos no aumentaron por los tests, sino por la circulación del virus», que tomó mayor velocidad en los últimos días, tal como se preveía. La fase estricta del aislamiento social que anunció ayer el presidente ante este incremento en la circulación del virus, estará vigente desde el 1 de julio hasta el 17 de ese mes.
El Presidente explicó que «hay que hacer algo para parar el ritmo del contagio, para aliviar las camas ocupadas y seguir garantizando que todos los argentinos tengan la atención que merecen». «El problema lo tenemos en el AMBA y, entonces, tenemos que hacer un esfuerzo enorme en ese lugar, para preservar la salud de los que vivimos allí y para ser solidarios con el resto del país: tenemos que aislar el AMBA porque en el resto del país no tienen esos problemas», subrayó en referencia al distanciamiento social, preventivo y obligatorio que rige en casi el 85% del territorio argentino.

Actividades.
Las nuevas restricciones para el AMBA abarcan el uso del transporte público, que estará destinado «exclusivamente» a los trabajadores de las 24 actividades y servicios declarados esenciales. Respecto a ese segmento de trabajadores, indicó que quienes se trasladen con sus automóviles deberán solicitar nuevamente el permiso de circulación correspondiente.
«Vamos a volver a sacar a las fuerzas de seguridad para controlar el tráfico de automóviles y de personas para que solo se muevan los que cumplen actividades esenciales», enfatizó Fernández para dimensionar el alcance de la medida. En ciertas zonas del Gran Buenos Aires, se permitirá el funcionamiento de algunas industrias como parques industriales, aquellas que exigen procesos continuos de producción, y las que producen con fines de exportación, se precisó también.
El mandatario anunció también que el Gobierno continuará asistiendo al trabajo y la producción en las zonas afectadas del AMBA, continuará con el pago del IFE a quienes lo necesiten en esa área, y también en Chaco y en algunas zonas de Río Negro. (Télam)

Cafiero encabezó mesa de trabajo
El jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, encabezó ayer en el Salón de las Mujeres de la Casa Rosada una reunión de trabajo con autoridades nacionales, de la provincia y de la Ciudad de Buenos Aires para coordinar la implementación de la nueva fase del aislamiento social en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) dispuesto ante la pandemia de coronavirus. Del encuentro participaron funcionarios de Nación, Provincia y Cuidad.
Siguiendo los lineamientos anunciados por el Presidente, los funcionarios de las tres jurisdicciones avanzaron en la implementación del reforzamiento de los controles a la circulación en el Área Metropolitana en el que intervendrán fuerzas federales, de la Provincia de Buenos Aires y de la Ciudad Autónoma. También se analizó la intensificación de los testeos para la detección del coronavirus a través del programa Detectar y hasta las nuevas restricciones para el transporte público, en el que sólo se podrán trabajar los trabajadores de «actividades esenciales».
Fuentes oficiales señalaron a Télam que, además de la caída automática de todos los permisos otorgados hasta el momento para el AMBA, que deberán ser tramitados nueva y exclusivamente para las actividades esenciales, habrán también restricciones en el otorgamiento de los «permisos especiales y de fuerza mayor». A partir de que entren en vigencia las nuevas disposiciones, serán concedidos exclusivamente «por 24 horas» y «sólo se podrán tramitar dos por semana», mientras que para quienes trabajen en «actividades industriales de exportación y en parques industriales» será obligatorio que el traslado a sus lugares de trabajo en sus «vehículos particulares» y/o en «transportes que provean las mismas empresas» . (Télam)