Inicio El Pais Argentina inicia la producción de la Sputnik

Argentina inicia la producción de la Sputnik

RUSIA DIO EL OK

El Laboratorio Richmond confirmó que «en los próximos días podrá iniciar la producción para poner a disposición de los argentinos un número importante de vacunas» Sputnik V, luego de que el Fondo Ruso de Inversión Directa (RDIF) aprobara los lotes enviados en abril. En un comunicado Richmond celebró la aprobación del Instituto Gamaleya y recordó que «éste es un proceso continuo con múltiples etapas que se vienen cumpliendo en forma satisfactoria» y anunció que «en los próximos días, cumplimentado los requerimientos regulatorios, se podrá iniciar la producción para poner a disposición de los argentinos un número importante de vacunas».
La noticia había sido informada a la mañana por hoy la ministra de Salud, Carla Vizzotti quien confirmó, durante una conferencia de prensa, que los tres lotes de componente 1 y 2 producidos en Argentina consiguieron los estándares dispuestos por el laboratorio moscovita, y anunció que a partir de ahora avanzará en la importación de antígenos para comenzar la producción local.
Esta confirmación resultada un paso clave para que el país pase a formar parte de la «cadena de producción» de la vacuna. «El instituto Gamaleya ha confirmado el control de calidad satisfactoria de los tres lotes de componentes. Son tres lotes consecutivos del componente 1 y tres del componente 2 que se enviaron hace semanas formulados, llenados en Richmond para su control. Vamos a avanzar firmemente en la importación de antígenos», dijo la ministra.

En 30 días.
Argentina fue el primer país de América Latina en comenzar la producción de Sputnik V. A mediados de abril se consiguió el primero de los lotes que debían enviarse a la capital rusa. En ese momento, la planificación indicaba que la producción a gran escala podría comenzar en junio, pero se mantuvo la cautela porque era «un proceso biológico que puede tener demoras».
Sin embargo, la confirmación abrió la puerta a una producción en el corto plazo que permitiría disponer de las primeras dosis en los próximos 30 días, dependiendo de los pasos de escalado de la «formulación», es decir, fraccionamiento y envasado.
Una de las primeras repercusiones llegó desde Buenos Aires. El ministro de Salud Daniel Gollán consideró al anuncio «una noticia excelente, que va a sumar una gran cantidad de vacunas». «Las vacunas fabricadas por el Laboratorio Richmond aprobaron el control de calidad del Instituto Gamaleya. Se viene la Sputnik V argentina, un nuevo motivo de orgullo para nuestra ciencia e industria», publicó la asesora presidencial Cecilia Nicolini en Twitter.

Apoyo a Richmond.
Hace unos meses, el Ministerio de Desarrollo Productivo aportó 30 millones de pesos a Richmond para mejorar su capacidad productiva, incorporar equipamiento y modernizar sus instalaciones para fabricar la vacuna rusa. Según fuentes de esa cartera, otorgaron «un crédito para capital de trabajo por 29.978.089 financiado con el Fondo Nacional de Desarrollo Productivo (Fondep)» y anticiparon que también le otorgarán «asistencia financiera a través del Programa Soluciona, por un total de 13 millones». También que se agilizaron los trámites para la importación de equipos y del principio activo.
La Sputnik V utiliza dos adenovirus humanos, inactivados, para transportar el material genético que se quiere inocular. Se trata de dos vectores diferentes (uno para cada dosis), lo que proporciona una inmunidad más duradera que vacunas con el mismo mecanismo de administración para ambas dosis. Según diversos datos difundidos, la efectividad de la Sputnik V alcanza al 97,6%, según los análisis de datos sobre incidencia de coronavirus entre los rusos vacunados con ambos componentes en el período del 5 de diciembre al 31 de marzo. (Télam)