Arrancó el juicio por la explosión en Río Tercero

El Tribunal Oral Federal 2 rechazó por unanimidad los planteos de nulidad a las piezas procesales y al auto de elevación a juicio formulados por las defensas de los cuatro imputados, en el marco del juicio que comenzó ayer en la ciudad de Córdoba por las explosiones en la Fábrica Militar de Río Tercero (Fmrt), ocurrido el 3 de noviembre de 1995 con el saldo de siete muertos y más de 300 heridos.
Los jueces camaristas, Carlos Lascano, José Pérez Villalobo y Mario Eugenio Garzón, coincidieron en no hacer lugar a los argumentos de las defensas técnicas de los imputados Carlos Franke, Jorge Antonio Cornejo Torino, Marcelo Gatto y Edberto González de la Vega, y diferir los fundamentos para la fecha en que se dicte sentencia.
El abogado Tristán Gavier, defensor de Cornejo Torino y Gatto, había planteado la “nulidad absoluta” del auto de elevación a juicio.
“La acusación no reúne las condiciones mínimas para que sean válidas. Los hechos que se describen en la acusación son generales, no hacen referencia a las conductas y responsabilidades particulares”, consideró Gavier y añadió que las acusaciones “no pueden tener como único fundamento el cargo que se ostenta”.
Los defensores oficiales, Marcelo Arrieta, quien defiende a González de la Vega, y Hugo Burgos, defensor de Franke, también se habían sumado a los planteos de nulidades con similares argumentos.

Argumentos.
El fiscal general que lleva la acusación, Alberto Lozada, al igual que los letrados Horacio Viqueira y Aukha Barbero, que representan a la querella, se habían opuesto a las nulidades.
“Está acreditado en la causa que la voladura fue planificada por los propios responsables de la empresa, desde su interior y en sus diversas etapas. Comenzó con un incendio y posteriormente hubo varias explosiones en diversas zonas del establecimiento”, manifestó Viqueira.
También aseguró que, de acuerdo a los registros contables, está acreditado que faltaba gran parte del material que debía estar en esa fábrica” y que “esas diferencias surgen de comparar la información formal y las existencias reales al momento de la voladura, según surge de pruebas periciales, entre otros hechos”.
La FMMRT “fue clave en toda la operación ilegal de contrabando llevada adelante durante varios años (en la gestión presidencial de Carlos Menem), dijo.
Agregó que “diversos armamentos que unidades del Ejército Argentino habían enviado a esta fábrica para su reparación o acondicionamiento, en realidad habían sido enviados ilegalmente a la Ex Yugoslavia”.
“En la década del 90 esta empresa quedó sujeta a privatización, dejó de producir y fue utilizada para la implementación de un plan delictivo que consistente en el contrabando de armas a Croacia durante varios años a partir de 1991”, sostuvo Viqueira, uno de los representantes legales de las hermanas querellantes, María Eugenia y María Julia Dalmasso Gritti.

Acusados.
Franke, Cornejo Torino y Gatto se abstuvieron de declarar al sostener que desconocen de qué se los acusa, en tanto González de la Vega sí lo hizo y dijo que desconoce las causas que originaron el siniestro, al señalar que llegó después de las dos explosiones para hacer cargo transitoriamente de la FMRT.
Luego de cerrar la primera jornada del debate oral y público, hoy comenzará la ronda de testimoniales con tres peritos oficiales, para luego pasar a cuarto intermedio hasta el martes de la próxima semana. (Télam)