Inicio El Pais Aumenta el cierre de negocios

Aumenta el cierre de negocios

LA RECESION AFECTA A LOS COMERCIANTES

En medio de la crisis y la baja de consumo que afecta a distintos sectores de la economía, desde enero a septiembre de 2019 cerraron alrededor de 500 tiendas deportivas en Ciudad y Provincia de Buenos Aires.
Según la nueva Encuesta Mensual Económica (E.M.E.), realizada en 35 núcleos urbanos porteños y 50 bonaerenses por la ONG Defendamos Buenos Aires, durante el presente año empeoró el desempeño de la actividad comercial de las casas de deportes que venden desde calzado deportivo a ropa deportiva, accesorios, mochilas y elementos para la práctica de todo tipo de deportes.
«El panorama es desolador», dijo Javier Miglino, director del Estudio Miglino y Abogados que brindó asistencia a la muestra.
«Zapatillas, conjuntos de gimnasia, joggins, remeras deportivas y otros no son elementos que se compran para salir todos los días, como la ropa común, sino orientada a una actividad deportiva que hoy por hoy se vuelve inaccesible para muchos», agregó.

Las causas.
«De las 230 casas cerradas en Provincia de Buenos Aires y las 270 en Capital Federal; los propietarios y empleados esgrimen las mismas causas. Un salvaje tarifazo de luz, gas, agua e impuestos como el ABL. Más un considerable aumento del alquiler, aumento de sueldos y una inflación que no permitió la reposición de los productos vendidos; con lo que si se vendían 10 pares de zapatillas, se reponían solo 5», afirmó Miglino.
Según su análisis, «a todo esto se sumó la profunda recesión que se instaló en la administración Macri y que muchos avizoran será muy larga. El resultado fue menores ventas, a valores por debajo del costo y gastos de nivel europeo. Ningún negocio puede resistir semejante ataque».

La Nirva.
La fábrica de alfajores La Nirva, creadora del tradicional «Grandote», también corre riesgo de desaparecer, según denuncian los empleados, debido a que hace un año que no produce y se les debe a los trabajadores dos meses se sueldo.
En octubre del año pasado, el grupo Blende adquirió la empresa La Nirva y desde ese momento frenaron su producción, según denunciaron los empleados.
Uno de los delegados, Marcelo Cáceres, contó a la página Primer Plano: «Los nuevos dueños fueron cerrando líneas de producción sin ningún motivo, porque las ventas de estos productos se mantuvieron en el tiempo. Dijeron que era para reestructurar, pero lo primero que hicieron fue echar a 80 compañeros a los que ni siquiera les pagaron las indemnizaciones».
El promedio de lo que se le adeuda a los trabajadores ronda entre los 85 mil y 100.000 pesos a cada uno. La semana pasada, según contaron los empleados, la empresa les pagó dos mil pesos a cada uno.
«Ahora nos prometieron que comprarán insumos y volveremos a producir, esperemos que cumplan», explicó el delegado, quien remarcó que más de 60 personas están en vilo ante la posibilidad de perder su trabajo. (Ambito.com)

Arcor adelanta vacaciones
Arcor confirmó que dio vacaciones a unos 2.500 empleados entre octubre y noviembre en cuatro plantas productivas para enfrentar la acumulación de stocks que sufre por la caída de ventas en el mercado interno. «Entra en el período legal pero no el habitual», admiten fuentes de la empresa. Las plantas afectadas son las de Villa Mercedes (San Luis), Colonia Caroya (Córdoba), Salto (Buenos Aires) y Lules (Tucumán). En el último tiempo, Arcor cerró una planta en Mendoza (La Campagnola) y suspendió completamente sus operaciones en Río Negro. «Desde hace 28 años que estoy al frente de Arcor, puedo decir que esta crisis es la más larga y continuará con el próximo presidente», indicó recientemente el CEO y presidente de Arcor, Luis Pagani.
La medida del otorgamiento forzoso de vacaciones fue acordada con el Sindicato de Trabajadores de la Industria de Alimentación para «evitar despidos». En el gremio calculan una caída del empleo de 15 mil trabajadores en el sector en los últimos años, dentro de los cuales están los 125 despedidos de La Campagnola, que pertenece a Arcor, en Mendoza. Según la última información contable disponible de Arcor, en el primer semestre la firma anotó una utilidad neta después del impuesto a las Ganancias de 655 millones de pesos (10 millones de dólares al tipo de cambio actual), que contrasta con la pérdida de 2.700 millones de pesos del mismo período del año pasado.