Inicio El Pais "Aumentar la circulación es aumentar los casos"

«Aumentar la circulación es aumentar los casos»

SE REGISTRAN AYER OTROS 120 MUERTOS POR CORONAVIRUS

Otras 120 personas murieron ayer y 6.986 fueron diagnosticadas con coronavirus en la Argentina, con lo que son 9.859 los fallecidos y 478.792 los contagiados desde el inicio de la pandemia. En tanto, el presidente Alberto Fernández llamó ayer a cuidarse y «hacerse parte de los que seriamente asumen el riesgo» de enfrentar a la pandemia de coronavirus, en referencia al personal del sistema de salud y a los que se dedican a ayudar y contener a los sectores vulnerables.
«En estas horas en que los contagios crecen, hacete parte de los que seriamente asumen el riesgo que enfrentamos. Informarse y ayudar tomando todas las prevenciones que el COVID 19 nos impone», publicó el Presidente.
En cuanto a la propagación del virus, la secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti, informó que «el promedio diario en los últimos 7 días es de 9.975» casos y advirtió que «no hemos logrado interrumpir la transmisión comunitaria en ninguna de las áreas» donde hay transmisión comunitaria, un total de 18 en el país.

Gollan.
En tanto, el ministro de Salud bonaerense, Daniel Gollan, criticó la reapertura de bares en la Ciudad de Buenos Aires y afirmó que «cuando uno juega al límite y a la ruleta rusa, el riesgo es muy grande» y «aumentar la circulación es aumentar la cantidad de casos» de coronavirus. El responsable de la cartera sanitaria bonaerense aseguró que «es un momento donde hay muchos casos y la curva no decrece. Epidemiológicamente hay muchos motivos para no hacerlo».
En diálogo con radio Millenium se mostró en contra de la medida adoptada en CABA y aseveró que «están jugando con un hándicap de un sistema público» que tiene camas, «pero a nivel privado está muy tensionado». Gollan remarcó que «la Ciudad concentra la enorme cantidad de sectores de la salud que responden a empresas de medicina prepaga y a obras sociales, y ese sistema hace tiempo que está muy saturado, llegando al límite». «Cuando salimos a contar la realidad y decir lo que iba a pasar se nos acusó de meter miedo. Nos decían que a la gente había que transmitirle esperanza, la gente lo tendría que entender», agregó el ministro.
Enfatizó que «hasta que no haya dos o tres semanas de descenso sostenido no se pueden habilitar actividades que impliquen una mayor circulación. Se pueden abrir quirúrgicamente algunos sectores, beneficiando actividades productivas y después recreativas. Hay que entender que si esto fuera una guerra y sonaran las sirenas de los aviones, no saldríamos a tomar una cerveza».

Asistencia.
En cuanto a la asistencia alimentaria en el marco de la pandemia, fuentes del Ministerio de Desarrollo Social informaron a Télam que se invertirán $ 30.000 millones en el mercado interno en los últimos cuatro meses del año, a través de la Tarjeta Alimentar (TA), para garantizar alimentos para la población vulnerable, que sumará, durante todo el 2020, una inyección total por parte del Estado de $ 90.000 millones. (Télam)

“Es primitivo”
El canciller Felipe Solá consideró ayer que «quemar barbijos y exhortar a quemarlos es primitivo, autodestructivo y mezquino», al referirse a una protesta que se realizó en el Obelisco contra las medidas de distanciamiento social dispuestas por la pandemia de coronavirus. «Quemar barbijos y exhortar a quemarlos es primitivo, autodestructivo y mezquino», expresó Solá desde su cuenta de Twitter, y añadió que esa actitud «pone en riesgo a los demás y es una falta de respeto al personal de salud que arriesga su vida todos los días». Un grupo de manifestantes llevaron a cabo el sábado una protesta en el Obelisco contra la cuarentena y las medidas de distanciamiento social dispuestas por el Gobierno para mitigar la propagación del coronavirus, allí quemaron barbijos y llamaron a imitarlos.