miércoles, 28 octubre 2020
Inicio El Pais Autoabastecimiento de gas

Autoabastecimiento de gas

El gobierno nacional lanzó el Plan de Promoción de la Producción de Gas con el que pondrá en marcha un nuevo esquema de oferta y demanda para los próximos cuatro años, en busca de sustituir importaciones por uno 5.629 millones de dólares e impulsar inversiones por otros 5.000 millones por parte del sector privado. El nuevo esquema fue presentado por el presidente Alberto Fernández y el ministro de Economía, Martín Guzmán, desde la formación neuquina de Vaca Muerta, con un presupuesto de 5.062 millones de dólares hasta 2024, con un ahorro fiscal de 2.574 millones de dólares y un incremento en la recaudación de 2.525 millones de dólares.
El anuncio, formulado desde un instalación del área Loma Campana que opera YPF en Vaca Muerta, busca promover las inversiones y el incremento de producción en todas las cuencas gasíferas con participación de todas las regiones. Ese desarrollo, según estimaciones oficiales, permitirá sumar en cuatro años inversiones por 5.000 millones de dólares desde las empresas productoras (1.800 millones correrían por cuenta de YPF). También estuvieron presentes Guillermo Nielsen y Sergio Affronti, presidente y CEO, respectivamente, de YPF, empresa anfitriona y principal actor del sector.

Más inversión y producción.
El programa busca incentivar la inversión y la producción de gas como herramienta para detener la declinación de producción, satisfacer la demanda interna, sustituir importaciones de GNL (ahorrando divisas y bajando el costo fiscal), potenciar el empleo y desarrollar las pymes y empresas regionales.
El ministro Guzmán (cuya cartera se hizo cargo en agosto de la política energética) explicó que el plan gasífero «permitirá una menor dependencia de las importaciones, aportar divisas y contribuir a la estabilidad cambiaria». Según Guzmán, el nuevo programa «define reglas de juego claras, que van a potenciar la inversión, la producción, y la generación de empleo, fruto de un proceso de articulación entre los sectores público y privado».
Otros efectos serían «mejores condiciones para la competitividad», que impulsarán «la inversión y la generación de empleo, dando un paso más en el proceso de ordenar una economía que en la pandemia enfrentó tensiones mayores», agregó el ministro. El plan pretende satisfacer la demanda de todos los segmentos de consumo (residencial, industrial y generación eléctrica) ante una evolución descendente de la producción.
Otro objetivo es sustituir importaciones de Gas Natural Licuado (GNL) por más de 18.000 millones de metros cúbicos y el consumo de combustibles líquidos, además de contribuir con el equilibrio de la balanza energética en busca de superávit. El nuevo esquema permitirá armonizar también un equilibrio entre costos, precios e inversiones, y la tarifa que puede afrontar un usuario residencial promedio, mediante el esquema de subsidios.

Incentivos.
Para la implementación del programa se establecerá un esquema de subasta competitiva por 70 millones de metros cúbicos diarios con un precio tope de 3,7 dólares por millón de BTU para distribuidoras y la generación eléctrica, informó el secretario de Energía, Darío Martínez. Si no alcanzaran los 70 millones de metros cúbicos por día en la primera ronda, se prevé una segunda ronda complementaria y también se licitarán volúmenes adicionales para cubrir los picos invernales de demanda.
Además, el precio tope (supera en 1,5 dólares al promedio vigente) generará un incentivo a las empresas: «la petrolera que ofrezca el menor precio será primera en el esquema de autorizaciones de exportaciones en firme», explicó el neuquino.
El programa también prevé «un esquema de certificado de pago que otorga certezas y divide cupos por cuenca». Para el bloque base se licitarán 2,8 miles de millones (MM) de metros cúbicos en la zona Noroeste, 47,2 MM en la Neuquina, y 20 MM en la Austral.
Según Martínez, el nuevo plan «trae reglas claras, un esquema que da tranquilidad para invertir, permite a los trabajadores volver a sus tareas y a las pymes generar inversión y producción». Resulta «un esquema transparente para buscar el precio mas competitivo, que permitirá volver a tener perforando los equipos que están parados, y en poco tiempo volver a producir el gas que necesitan los argentinos», concluyó.

“La necesitamos viva y fuerte”
El presidente ratificó su compromiso de “reconstruir YPF” con inversión porque Argentina necesita a la empresa “más viva y más fuerte que nunca” para generar trabajo y producir, luego de terminar “endeudada” por la anterior gestión, tal “como dejó también al país”. “Es muy triste ver cómo la curva de crecimiento se sostuvo hasta 2015 y después la curva de producción empezó a descender”, sostuvo Alberto Fernández desde el yacimiento Loma Campana, en Añelo, centro de producción de gas y petróleo no convencional de Vaca Muerta.
Rodeado por el gobernador Omar Gutiérrez, autoridades de YPF y funcionarios nacionales y provinciales, el mandatario anunció además que la Secretaría de Energía comenzará a funcionar en Neuquén, como un “aporte a la descentralización” y al plan de “desarrollo”, para abandonar “ese país donde todo termina en Buenos Aires”, a la espera de una autorización del Congreso Nacional para “crear las capitales alternativas”, destinadas a “llevar el gobierno nacional a las provincias” y terminar con un “peregrinaje semanal” de mandatarios provinciales por territorio porteño.
“Estamos invirtiendo en Argentina para que se desarrolle”, destacó. Agregó que la iniciativa, diseñada tras “meses de haber escuchado al sector”, “significa más trabajo” y garantiza que el país contará con “el gas que necesita para vivir y para producir”. El plan implicará “dejar de importar gas, con divisas que se van del país y por las que no saben cómo sufre Martín (Guzmán) al igual que todos”, completó, y asumió: “tener el gas suficiente, producido en Argentina, es una enorme tranquilidad”.
Con esta iniciativa el presidente espera que “YPF remonte su vuelo” con una inversión de 1.800 millones de dólares para los próximos tres años, a la que se sumarán inversiones de empresas que también integran este plan de desarrollo. “Llegó la hora de empezar a poner en orden todo, en medio de una crisis mundial que la pandemia ha generado”, concluyó.