Inicio El Pais Bahía, en situación límite

Bahía, en situación límite

CASI SIN CAMAS DE TERAPIA, DESDE HOY PASA A FASE 3

La ciudad bonaerense de Bahía Blanca está al borde de quedarse sin camas de terapia intensiva como consecuencia de una fuerte suba de los contagios de coronavirus, por eso tiene el sistema sanitario al límite y desde hoy pasa a Fase 3, según confirmó el municipio.
La medida fue consensuada entre el gobierno bonaerense y el del intendente Héctor Gay, de Cambiemos. La Fase 3 implica la restricción nocturna entre las 0 y las 6 horas, el cierre de comercios gastronómicos a las 23 y del resto excepto esenciales a las 20. Además se prohíben las reuniones sociales en casas particulares y se limita el aforo en lugares como gimnasios y shoppings, entre otras medidas.
La ciudad llega a esta situación después de días de absoluta tensión en el sistema de salud. El último reporte de la municipalidad da cuenta de que quedan dos camas UTI para pacientes con Covid de las 39 disponibles. Es decir que la ocupación es del 95 por ciento.
Pero durante el fin de semana esas camas estuvieron todas ocupadas e incluso el municipio informó que había más pacientes que plazas (las cuales fueron aumentadas durante la última semana).
Sin embargo, el intendente negó el colapso del sistema de salud. «De ninguna manera la capacidad está desbordada ni colapsada», aseguró, aunque admitió que el sistema está «estresado».
Según el jefe comunal el sistema privado de salud tiene capacidad para incrementar la cantidad de camas. «Muchas clínicas privadas restaron camas para coronavirus para hacer intervenciones o tratar otras enfermedades, por eso el sistema actual tiene menos capacidad», señaló Gay, en sintonía con las palabras del presidente Alberto Fernández cuando la semana pasada las restricciones en el AMBA.

Sin personal.
Gay, según publicó ayer lapoliticaonline.com, admitió gestiones ante el ministro de Defensa, Agustín Rossi, para conseguir «recursos humanos que permitan ampliar la capacidad del hospital Naval de Puerto Belgrano y del militar de Bahía Blanca». «En ambos lugares tenemos camas y espacio para crecer, pero no hay médicos, terapistas ni enfermeras disponibles», agregó.
La situación en Bahía Blanca también repercute en las ciudades de la zona sur de Buenos Aires, límite con La Pampa, ya que se trata del centro de referencia de la región para muchos traslados de pacientes, algo similar a lo que ocurre con Mar del Plata o La Plata.
Justamente, el titular de Región Sanitaria I, Maximiliano Núñez Fariña, alertó días atrás sobre el virtual colapso en Bahía Blanca y la situación muy complicada en toda la región. «Si hoy tenemos un accidente grande en la ruta, no tenemos lugar donde internar a la gente», advirtió en diálogo con radio La Brújula.
El funcionario incluso reveló que ya están preparados para un escenario mucho más crítico. «Ya hay un equipo preparado para decidir qué hacer si faltan camas. Esos comités están integrados por diferentes especialistas que serán los encargados de tomar una determinación ante un caso extremo», contó Núñez Fariña.

Código rojo.
Las autoridades sanitarias reconocieron que «en el hospital municipal sólo se reciben pacientes en código rojo». «La ciudad llegó al 100% de ocupación de camas de terapia intensiva en varios de sus centros de salud y la situación sanitaria preocupa a toda la región», declaró el director asociado de la Región Sanitaria I.
El director del Hospital Interzonal de Agudos «José Penna», Gabriel Peluffo, indicó que están «con una ocupación prácticamente al 100%. Nos quedan algunas camas de clínica pero en realidad el problema son las camas críticas».
Asimismo trabajadores del sistema de salud emitieron un comunicado en el que advierten que «comienza a observarse la imposibilidad de admitir nuevos ingresos, incluso con medidas para ampliar momentáneamente la capacidad».