Bajó un 6,4% la producción de la industria pyme en el mes de agosto

La Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) informó que la producción de la industria pyme descendió por cuarto mes consecutivo y cayó un 6,4% en agosto, en relación al mismo mes pero del año 2017.

Si se comparan los niveles de producción con julio de este año, hubo un incremento del 11,6% pero desde la CAME aclararon que “es natural que en agosto se produzca más, mientras que en los 7 meses de 2018 se acumula un retroceso de 0,7% frente a igual período de 2017”.

“Los 11 sectores relevados cayeron en la comparación anual. Las bajas más acentuadas se dieron en “Productos de metal, maquinaria y equipo” (-10,4%), “Calzado y marroquinería” (-8,8%), “Productos textiles y prendas de vestir” (-8,3%), “Material de Transporte” (-7,5%), “Productos de caucho y plástico” (-6,4%), “Fabricación de productos eléctrico-mecánicos, informática y manufacturas” (-6,2%), “Productos de Madera y Muebles” (-6,1%), “Productos químicos” (-6,0%) y “Minerales no metálicos” (-5,6%)”, precisó el comunicado difundido por la organización.

Por otro lado, la entidad que nuclea a medianos empresarios detalló que el crecimiento interanual alcanzó este mes a 31,4% de las industrias y la porción de empresas en baja se redujo a 55,1%, mientras que otro 13% se mantuvo sin cambios. “Igual siguen siendo pocas las que crecen y muchas las que caen”, afirmó el estudio presentado.

Otro ítem que descendió durante el mes de agosto fue el de la rentabilidad empresarial. La CAME explicó que este fenómeno se debe “al ascenso de los costos mayoristas, las dificultades para trasladar esas subas a precios, y el incremento en los costos financieros”, situación que provocó que “sólo 29,8% de las fábricas consultadas finalizaron el mes con ganancias”, cuando en julio ese porcentaje ascendía a 38,3%.

“Las altas tasas de interés, los altos niveles de endeudamiento, sumado a la dilatación en los plazos para cobrar la mercadería, son todos factores que repercutieron la rentabilidad del industrial”, argumentaron.

Respecto al tema de futuras inversiones, el informe asegura que del total de compañías consultadas sólo el 15% dijo tener nuevas inversiones planeadas de acá a fin de año, contra un 70% que manifestó no tener perspectivas de inversión por el momento.

“La industria argentina sigue produciendo con altos niveles de capacidad ociosa: el uso del potencial instalado volvió a caer en agosto, a 53,7% (desde 62% en abril, 60,5% en mayo y 59,8% en junio). Hacia adelante, las expectativas son todavía muy inciertas. Sólo el 19,7% de las empresas aseguran que la producción seguirá aumentando en los próximos meses, mientras que otro 10,7% no sabe qué sucederá y un 33,5% cree que se mantendrá en los niveles actuales. El 36,1% estima que puede seguir en declive”, concluyó la CAME.