Inicio El Pais Basso: "Siempre se puede echar un poco más de luz"

Basso: «Siempre se puede echar un poco más de luz»

EL FISCAL ASEGURO QUE TRABAJAN EN ARCHIVOS DESCLASIFICADOS

El fiscal de la Unidad Especial AMIA, Sebastián Basso, advirtió el sábado que «después de 25 años es muy difícil» encontrar nuevas evidencias «que den una luz gigante» sobre el atentado contra la mutual judía, aunque remarcó que «no hay que pensar que todo el expediente está teñido de irregularidades». «En el expediente hubo muchas irregularidades, pero más allá de eso hay evidencias concretas que no han sido contaminadas y que nos llevan a afirmar estas cuestiones. No necesariamente todo el juicio puede estar teñido de irregular o delictivo, sino que se ha recopilado evidencia desde el primer día», sostuvo el integrante del Ministerio Público.
Basso reconoció que «la causa AMIA es un caso emblemático que lleva 25 años y está rodeado de muchos fantasmas», aunque se quejó de que esa situación es «porque no se le ha fijado bien a la opinión pública las cosas que se han acreditado con certeza». Al respecto, indicó que «está totalmente acreditado que en el 94 la voladura fue hecha por un coche bomba, una Trafic, que fue entregada por (Carlos) Telleldín. El atentado fue hecho por un grupo operativo de Hezbolá, que funcionaba como un aliado de Irán. Uno de los integrantes está totalmente identificado, que es Salman Al Reda o Salman Raouf Salman, que estuvo en Buenos Aires durante el atentado».

Echar luz.
Consultado sobre la falta de justicia en el caso, el fiscal afirmó que «declararlo impune significa que no haya condenados, pero eso no implica que la investigación no haya avanzado». «Al no estar en la Argentina la captura (de los acusados) es muy difícil, porque dependemos de la colaboración que puedan dar terceros países para llevar a juicio a estas personas», admitió, aunque destacó el hecho de que se haya podido «avanzar en toda la parte de congelamiento de bienes» tras la declaración de Hezbolá como organización terrorista por parte del Gobierno.
Y añadió: «Siempre se puede echar un poco más de luz sobre el hecho en sí. Soy consciente de que después de 25 años es muy difícil dar con una evidencia que haga una luz gigante sobre el hecho, pero confío en que las pequeñas evidencias, los pequeños datos que se puedan ir acomodando puedan ir arrojando un poquito más de luz sobre lo que ya se sabe».
Acerca de Al Reda, Basso lo definió como «un terrorista internacional» y precisó que «se casó con una argentina que es del círculo íntimo de (el ex agregado cultural) Rabbani». «Tiene una hija que nació en Argentina y otra en Brasil», agregó el hombre que está a cargo de la Unidad Fiscal para la Investigación de la Causa AMIA (UFI-AMIA) junto a Santiago Eyherabide y Roberto Salum.

Archivos.
Basso señaló que la preservación de los archivos de la causa va «por partes» debido a «una cuestión de presupuesto, de cantidad de gente y edificios», luego de que trascendiera el deplorable estado de conservación de parte de la prueba en un galpón de la AFI. «La Unidad tiene un equipo especial para el tratamiento de estos archivos. Por una cuestión de presupuesto y de cantidad de gente y de edificios vamos por partes», sostuvo.
El fiscal explicó que actualmente están «por terminar (de revisar y organizar) los archivos desclasificados que estaban en la sede de lo que era la SIDE». En ese sentido, precisó que «está por terminarse el acondicionamiento» de la oficina del edificio ubicado en Avenida de Mayo 1370, «para llevarse cuanto antes los archivos que estén en las otras sedes para tenerlos todos juntos» en ese lugar.
«Están todos a resguardo de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI)», remarcó. De esta manera, Basso se refirió al estado de conservación de pruebas del expediente, ya que días atrás el diario Perfil publicó imágenes del deplorable estado de preservación de más de 2.000 cajas con papeles y 5.000 escuchas en casette y videos en VHS que se encuentran arrumbadas en un galpón ubicado en la Ciudad de Buenos Aires. (NA)