Buscan combatir los delitos

EFECTIVOS DE GENDARMERIA REGRESARON AL CONURBANO

Efectivos de la Gendarmería Nacional regresaron ayer al conurbano bonaerense con el propósito de custodiar las zonas más “calientes” de la región afectada por la inseguridad, que comenzó en los municipios de Lanús, Lomas de Zamora y Quilmes.
Esta primer etapa incluye también a Avellaneda, aunque pasado el medio día aún en ese municipio no se había registrado la llegada de las fuerzas federales. En dos semanas se sumarán en una segunda etapa los partidos de Almirante Brown, Esteban Echeverría, Ezeiza, La Matanza y Morón.
El intendente de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde, adelantó a través de su cuenta de twitter que se reunirá hoy en su distrito con la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, y su par de la provincia de Buenos Aires, Cristian Ritondo, “para coordinar acciones en conjunto”.
“Es muy importante que la gobernadora María Eugenia Vidal haya escuchado el pedido de los vecinos para que vuelva la Gendarmería”, agregó.
Desde la municipalidad informaron que ya se reanudaron los operativos de esta fuerza federal en dos puntos estratégicos del partido con controles de vehículos y señalaron que los efectivos contarán con puestos fijos y móviles.
Según se informó, unos 1.200 miembros de la Gendarmería Nacional forman parte de esta primera etapa en Avellaneda, Lanús, Lomas de Zamora y Quilmes distribuidos unos 300 por distrito.

Prevención.
Para el intendente de Lanús, Néstor Grindetti, el despliegue de las fuerzas de seguridad federales ayudará a la prevención del delito, ya que habrá “coordinación” con las instituciones locales para abordar la problemática de la inseguridad.
En declaraciones radiales, Grindetti comentó que varios intendentes del conurbano venían planteando la necesidad del despliegue de la Gendarmería “para llevar tranquilidad a los vecinos,” a la vez que consideró “una buena decisión” la llegada de las federales.”
“María Eugenia Vidal y Mauricio Macri han decidido encarar la solución de estos temas para parar la ola de delitos”, valoró.
En la misma línea, su par de Quilmes, Martiniano Molina, reivindicó el regreso de la Gendarmería a su municipio y estimó que se va “por el buen camino, primero porque decidimos trabajar todos juntos, cosa que antes no sucedía”.
En diálogo por Radio Mitre, Molina dijo que “tenemos números del Ministerio de Seguridad de la Provincia de baja en Quilmes, pero creemos que la problemática es muy profunda”.
“No creemos en más autos o más efectivos en la calle sólo como la medida de seguridad sino que tiene que haber un acompañamiento”, remarcó.

En espera.
Bullrich adelantó que el despliegue de ayer de esta primera etapa de la Gendarmería en el conurbano fue ajustada la semana pasada entre Ritondo; el secretario de Seguridad de la Nación, Eugenio Burzaco, y los intendentes Jorge Ferraresi (Avellaneda), Néstor Grindetti (Lanús), Martín Insaurralde (Lomas de Zamora) y Martiniano Molina (Quilmes).
Sin embargo, desde la Municipalidad de Avellaneda informaron que “todavía no se produjo la llegada de la Gendarmería” al distrito como se había anunciado, aunque señalaron que un representante de esa fuerza federal se reunió el lunes con el jefe de Gabinete local para establecer las bases de un acuerdo al respecto.
Una de sus primeras medidas del Gobierno nacional fue ordenar el retiro de buena parte de los efectivos de la Gendarmería, pero tras reiterados reclamos de los intendentes, el presidente Mauricio Macri dispuso que vuelvan a custodiar las calles. (Télam)

Compartir