Inicio El Pais Buscan intensamente a un médico que desapareció en Córdoba

Buscan intensamente a un médico que desapareció en Córdoba

Un médico ginecólogo de 61 años es intensamente buscado en la ciudad cordobesa de San Francisco desde el jueves pasado sin que existieran rastros de su paradero, en un caso lleno de misterio y pistas confusas.

Daniel Casermeiro, un conocido profesional de la ciudad ubicada en el este cordobés, al límite de la provincia de Santa Fe, desapareció el jueves 19 de diciembre entre las 10 de la mañana y las 15.

Minutos antes de las 10, Casermeiro se retiró de su consultorio en el Sanatorio Argentino de la ciudad dejando pacientes en espera y se dirigió a un banco de la zona para realizar un trámite. «Lo que nos cuentan es que su día comenzó normal, pero en un momento se retiró del sanatorio con el guardapolvo puesto. Y fue a la zona bancaria. Luego llamó y pidió que los turnos que tenía para esa tarde, lo programen para el día siguiente», dijo este lunes en declaraciones Diego Casermeiro, hijo del profesional.

El médico tenía previsto a reunirse con un ingeniero en un estudio del bulevar J.B. Justo, a las 16:10, pero una persona lo llamó antes y le pidió anticipar el encuentro a las 15:50. Sin embargo Casermeiro nunca llegó. Según las cámaras de seguridad del pueblo de Luxardo -a pocos kilómetros de San Francisco- que analizó la Policía cordobesa, a las 14:30 el médico pasó por un comercio: paró su automóvil de alta gama en la puerta, descendió y compró tres bebidas.

La última conexión por WhatsApp registrada en el teléfono del ginecólogo está fijada a las 16 de ese mismo día y desde entonces, nadie de su entorno cercano tuvo novedades de su paradero. Las fuerzas de seguridad provinciales realizaron un despliegue sin precedentes en San Francisco: el médico es buscado con drones, helicóptero, perros y más de 40 agentes especializados, además de los policías de los pueblos aledaños.

En un hecho que le agregó más misterio al caso, el auto BMW 220i del médico fue encontrado en la mañana del domingo en un maizal ubicado en el norte de San Francisco: el coche tenía las puertas cerradas con llaves, el tanque de nafta lleno y en el baúl había una suma cercana al millón de pesos en efectivo.

El fiscal de Delitos Complejos, Bernardo Alberione, sigue la pista financiera para intentar determinar qué tipo de operaciones hizo el médico antes de desaparecer y si realizó transferencias a alguien que se pueda identificar. Como el vehículo importado tiene un sistema de navegador GPS incorporado, computarizado, los peritos están estudiando por dónde circuló el vehículo.

La Policía allanó una casa de calle Misiones 289, esquina Dante Alighieri, en San Francisco donde reside la última persona con la que Casermeiro tuvo contacto telefónico antes de desaparecer. (NA)