Inicio El Pais Cae el uso de capacidad instalada

Cae el uso de capacidad instalada

LA INDUSTRIA FUNCIONA A UN 60, 5 POR CIENTO DE SU POTENCIAL

La industria está trabajando sólo al 60,5% de su capacidad, lo que manifiesta el alto grado de paralización que aqueja el complejo productivo argentino. El sector automotriz, en el que la caída de la demanda es nítida, lidera la lista de los más afectados, ya que está trabajando a menos de la mitad de sus posibilidades. Los datos se desprenden del informe sobre utilización de la capacidad instalada de la industria en el mes de agosto, difundido ayer por el Indec. Se trata de un guarismo levemente superior al de julio, aunque aún por debajo de lo que ocurría en el mismo mes del año pasado (63%).
El relevamiento fue realizado en un panel de más de 600 empresas. En el análisis sectorial, hay dos sectores que funcionan a menos de media máquina. El automotriz está usando sólo el 43,5% de su capacidad, «originado en la menor cantidad de unidades fabricadas por las terminales automotrices», según señala el estudio. El otro que manifiesta un sensible parate es el de la industria metalmecánica, con un escaso 47,5% de utilización.
El vinculado a la elaboración de productos de caucho y plástico apenas supera la mitad de sus posibilidades (50,2%) «como consecuencia de la disminución en los niveles de producción de manufacturas de plásticos y de neumáticos». En orden creciente funcionaron los sectores de sustancias y productos químicos (51,6%), edición e impresión (57,9%) y textil (58,8%).

Encima del promedio.
Por encima del promedio, en cambio, trabajaron las industrias alimenticias y de bebidas (63,3%), tabaco (64,6%), minerales no metálicos (71,9%), papel y cartón (73,4%), refinación del petróleo (79,8%) y de industrias metálicas básicas (81,8%). De estos dos últimos, los de mayor actividad, el Indec rescata «el mayor nivel de procesamiento de petróleo crudo», pero alerta que el segundo está casi cuatro puntos por debajo del nivel que mostraba hace un año por la menor actividad de la industria siderúrgica.
Las cifras corresponden al nivel de agosto, cuando todavía no se sentían la totalidad de los efectos por la devaluación post-elecciones primarias y la nueva oleada inflacionaria que deprimió aún más la demanda de bienes. Por eso, difícilmente el nivel actual esté por encima de estos números, aunque para saberlo habrá que esperar los próximos informes del Indec, que tardan entre cinco y seis semanas en ser elaborados.

Caída en la producción.
El organismo ya había alertado la semana pasada que su índice de producción industrial había arrojado una caída en la actividad de 6,4% en agosto con relación al mismo mes de 2018. La cara visible de estos números es el cierre de plantas, la suspensión de personal y el adelantamiento de vacaciones. En los últimos días se han conocido varios de estos casos: los cierres de la planta de Loma Negra, de Zanella y de la papelera Kimberly Clark, en Bernal, que causó 200 despidos. Además, Arcor (que ya había cerrado su línea de conservas de La Campagnola, en Mendoza) anunció su decisión de anticipar las vacaciones a los 2.500 operarios de todas sus plantas para tratar de reducir su stock de alimentos y golosinas. (Tiempoar.com.ar)

Reclamarán apertura de fábrica
Los trabajadores de la papelera Kimberly Clark se manifestarán hoy en el Puente Pueyrredón en reclamo de «la reapertura inmediata» de la planta de Bernal que anunció su cierre y «en defensa de los 200 puestos de trabajo». La protesta se llevará a cabo desde las 07.00 con el fin de que «se garantice la continuidad de la planta con todos los trabajadores en sus puestos». En un comunicado, los trabajadores indicaron que continúan «llevando a cabo las medidas de lucha resueltas». Pedirán así «la reapertura inmediata de la planta Bernal» al asegurar que buscarán manifestarse «en defensa de los 200 puestos de trabajo». La empresa anunció a finales de septiembre el cierre de su fábrica en la localidad bonaerense y el despido de empleados. La firma, con más de 25 años de presencia en el país, informó que la medida es en «respuesta a la necesidad de adaptarse a los cambios y dirigir su estrategia a categorías de mayor valor agregado». Entre las marcas que comercializa la empresa se encuentran los pañales Huggies, la línea de toallas femeninas y tampones Kotex.