Inicio El Pais Caen ventas en supermercados

Caen ventas en supermercados

AUMENTARON LAS COMPRAS CON TARJETA DE CREDITO

Las ventas en supermercados cayeron 7,3% en agosto último y en los centros de compras o shoppings bajaron 6,7% en forma interanual, y acumulan 14 meses de continua caída, informó ayer el Indec.
Las ventas en autoservicios mayoristas también bajaron en agosto un 10% y arrastran 14 meses de contracción.
La facturación en julio en los supermercados alcanzó a los 59.715,4 millones de pesos, a precios corrientes, es decir midiendo el impacto de la inflación, y creció 41,2%, en forma interanual.
Los centros de compras vendieron por un total de 8.809 millones de pesos, también a precios corrientes, con una suba interanual del 45,9%.
Las ventas en los autoservicios mayoristas totalizaron 9.759 millones de pesos y crecieron un 48,1% en forma interanual a precios corrientes.
En agosto, respecto del mes anterior, las ventas por cantidades en los supermercados aumentaron un 3,2%, en los centros de compras bajaron un 14,6% y en los autoservicios mayoristas subieron 1,9%, según los datos oficiales.
Los precios en los supermercados aumentaron en agosto un 5,1%, y en los autoservicios mayoristas crecieron un 4,7%, ambos por encima del 4,5% que registró el Indice de Precios al Consumidor (IPC) del Indec en ese mes.
Del total de la facturación en agosto, en los supermercados las ventas realizadas en efectivo ascendieron a 19.743.893 pesos, que representa un 33,1% del total y un aumento del 43,2%, comparado con agosto del año anterior.
Las realizadas con tarjetas de débito sumaron 16.090.078 que representaron un 26,9% de la comercialización y un aumento del 58,3% en forma interanual. Con tarjeta de crédito las ventas llegaron a 21,778.828, un 36,5% del total vendido un aumento del 55,6%.
La variación implica que los consumidores en agosto pasado aumentaron su financiación en las compras mediante el dinero plástico, para comprar alimentos o vestimentas que concentraron casi el 90% de las ventas en esos centros de compras.
En los autoservicios mayoristas las ventas con tarjetas de crédito llegaron a 1.582 millones de pesos, un aumento interanual del 68,2%.
En los centros de compras en comparación con las ventas del mismo mes del año anterior, los rubros con mayor incremento fueron perfumería y farmacia 68,8%, ropa y accesorios deportivos 64,2%, diversión y esparcimiento con un 54,4% y el rubro «otros», con una suba del 48,3%.

Cierran sucursales.
La cadena de supermercados tucumana Luque cerró sus sucursales y despidió a 1.200 empleados, a quienes les ofreció pagar solo el 60 por ciento de las indemnizaciones y en cuotas.
Se trata de unos veinte locales ubicados en las provincias de Tucumán, Santiago del Estero, Salta y Catamarca.
La empresa ya adeudaba salarios correspondientes a agosto y septiembre, aunque en algunos casos también de junio y julio, por lo que ya había conflicto con los trabajadores.
En ese escenario, la firma ofreció a los empleados pagar poco más de la mitad de las indemnizaciones y en trece cuotas.
Por la crisis económica y la imposibilidad de hacer frente a deudas y gastos, la oferta fue aceptada por los trabajadores tras debatir diferentes alternativas en asamblea.
En diálogo con C5N, el trabajador despedido Javier Martínez subrayó su preocupación por la posibilidad de que «no alcance para poder comer» y señaló: «No sé cuánto tiempo podemos mantener esta situación».
«Uno se puede sacrificar. Lo que duele es que se sacrifique el resto de la familia», aseguró, y afirmó que en la actualidad el trabajo al que puede «acceder» no llega a «cubrir las necesidades».
En ese sentido, analizó: «Hay algunas personas que pueden tener más espalda que otras para aguantar la situación».
Algunos trabajadores aseguran que todavía no recibieron ninguna carta de despido, por lo que se encuentran a la espera de la confirmación. (NA)

Cerró la cadena Meroli
La cadena de electrodomésticos Meroli cerró sus nueve sucursales y despidió a todos sus empleados al no poder sobreponerse al impacto de la crisis económica que afecta a la Argentina.
La compañía cuyas operaciones se iniciaron en 1958 en la ciudad de Córdoba cuando Primo Meroli y un grupo de socios emprendieron una iniciativa comercial dedicándose a la venta de artículos del hogar, confirmó su decisión de cerrar definitivamente.
En un comunicado, la firma dijo: «En virtud de la situación macroeconómica adversa imperante en el país, y luego de haber analizado diversas opciones para revertir la compleja situación económico-financiera que la compañía viene padeciendo desde hace algunos ejercicios, Meroli lamenta tener que cerrar sus puertas a partir del día 21 de octubre de 2019».
«Se trata de una decisión de última instancia, tomada con el objetivo de asegurar el cumplimiento de todas las obligaciones con el personal, a quienes agradecemos el esfuerzo y la dedicación brindados a lo largo de todos estos años», añadió la firma en el comunicado.
Meroli tenía dos locales en la capital de Córdoba y siete más en localidades del interior de esa provincia; hasta el 2016 la firma venía desarrollando un plan de expansión con el que estaba proyectando extenderse a otras provincias.
Como parte de ese plan de expansión que ahora quedó sepultado, la compañía sumó en 2016 un Centro de Distribución de 5.000 metros cuadrados ubicado sobre la ruta 19, en Córdoba, para garantizar una mayor variedad de productos y una entrega más rápida.
La última sucursal de Meroli había sido abierta en 2011 en Jesús María aunque en 2012 la firma se amplió en el centro de la capital provincial.