Carlos, el joven que hizo el currículum a mano, consiguió trabajo

Carlos Duarte, el joven de 21 años que estuvo en el ojo de la opinión pública, al escribir un currículm vitae a mano, porque no tenía dinero para imprimirlo, finalmente consiguió trabajo.

Tuvo una entrevista laboral en una fábrica de vidrios de Córdoba capital, según consignó Infobae durante este lunes a la noche.

“Me encanta el trabajo, tiene turnos rotativos, pagan por quincena y en blanco”, dijo el joven al medio porteño aunque que no sabe exactamente qué es lo que hará.

Carlos ingresó el 21 de septiembre a un comercio de la ciudad de Córdoba para buscar una vacante laboral.

La mujer que lo atendió, llamada Eugenia López, le dijo que por el momento no había un puesto… pero le recomendó que deje el currículum vitae.

Lo que pasó después conmovió a todos.

Según reflejaron medios nacionales, todo sucedió en un comercio ubicado en las calles 9 de Julio entre Rivera Indarte y San Martín de Córdoba.

Como el local estaba lleno de gente, Carlos prefirió esperar su turno.

Y cuando tuvo la oportunidad, se acercó a Eugenia

Ella le pidió su currículum pero Carlos dijo que no tenía plata para imprimirlo.

“No te preocupes, tomá asiento en esa mesa que están mis cosas y escribílo, te doy una hoja”, le ayudó ella.

El joven le dijo que no hacía falta, que lo había hecho a mano en un cuaderno y con su lapicera.

Se lo entregó prolijo y la empleada, conmovida, determinó compartirlo en su perfil de Facebook.

El posteo tuvo una enorme repercusión y parece que surtió efecto.

Hace 12 horas, Eugenia volvió a escribir otro posteo referido a esta historia.

“Parece que mañana tendrá un gran día. Me voy a dormir contenta con el corazón lleno de alegría y agradecida a todas las personas que compartieron esta linda historia. Ahora me entero que Carlos no tenía dinero ni para cargar la Red Bus. Que contenta debe estar su abuela porque seguro mañana tendrá que prestarle más dinero pero ahora para que pueda llegar a los lugares donde lo esperan con trabajo. Mi mamá nos enseñó que siempre hay que tratar de ayudar a quien lo necesita. Y así somos mis hermanos y yo. Gracias Diosito por frenarme y hacerme ver que con un solo granito de arena podés alegrar el corazón de alguien aunque no sepamos nada de esa persona. Gracias Diosito”, escribió Eugenia hace 12 horas.