Inicio El Pais Cerdos: Cómo atenuar el estrés por las altas temperaturas

Cerdos: Cómo atenuar el estrés por las altas temperaturas

En verano se origina la unión de varios factores que dan como resultado la no adaptación de los cerdos al ambiente: “Esto les genera estrés y, por consiguiente, perdidas productivas de aparición inmediata y de mediano y largo plazo. Éstas últimas suelen ser las más peligrosas ya que no siempre son asumidas como tales. A esto le llamamos perdidas insensibles, silenciosas o inaparentes”, afirmó Ariel Cogo, veterinario de la agencia Luján del INTA AMBA.

Las temperaturas máximas en esta época estival son un tema a tener en cuenta. El especialista explica que se debe estar atentos durante el día, pero también es clave saber las marcas térmicas durante la noche y la diferencia (amplitud térmica) que muchas veces no llega a descender: Esto complica más el cuadro produciendo un efecto aditivo en el número de horas de calor efectivo o jadeo, temperatura por encima de la temperatura critica máxima, limite por encima del cual la hembra no puede disipar calor”.

El otro factor climático predominante es la radiación solar que se encuentra en su pico anual y genera inconvenientes sobre los animales “más en aquellos que no cuentan con defensas naturales. Es decir, las razas blancas y sus híbridos son más susceptibles, cada vez tienen menos presencia de pelo”, detalló Cogo.

El profesional de INTA Luján agregó que las propias características de la especie porcina conspiran contra sí misma en esta época y es preciso conocerlas para poder actuar a su favor. Por un lado, la especie porcina no es buena disipando calor corporal ya que transpira muy poco, por tanto, necesita humedecer su piel para bajar su temperatura interna.

Y por el otro, la cerda moderna no busca la sombra instintivamente. Esto se debe a que la selección ha dado como resultado una hembra más magra y por lo tanto con menos fuente natural de energía para calentarse, al perder temperatura a través de sus pezuñas, busca el sol y eso hace que entre en zona de confort térmico y muchas veces se duermen. Las consecuencias de una hembra dormida al sol son graves quemaduras de piel, afectando directamente a su calidad reproductiva.

Qué hacer

El veterinario enumera una serie de medidas que pueden tomarse en forma simple sin grandes gastos en los sistemas de producción.

Una de las medidas es disminuir la inclusión de fibra en la dieta, la misma produce más calor (el metabolismo genera calor por el gran trabajo que necesita para degradarla) en verano es preferible dar dietas de fácil digestión.

Al mismo tiempo proveer de sombra y agua, de manera combinada, obligando (encerrando) a los animales a la misma durante las horas de radiación intensa (aunque este nublado) de las 8 hasta las 20 horas. Mojar a las cerdas, recordemos que si esta seca (y no transpira) le cuesta bajar la temperatura.

También es necesario chequear la cantidad de agua y asegurarnos que puedan tomarla, todos los animales, en lotes de grupos grandes se da competencia también por el agua, siempre que esta se entregue en cantidades limitadas (insuficientes). El caudal para adultos es de 2 litros por minuto.«

Sombra y agua

Para tener un mejor bienestar animal, en este sentido el veterinario del INTA Luján puntualiza que, si no se puede asegurar que dentro de un galpón la temperatura no exceda los 26 grados, es preferible que estén afuera a la sombra.

Finalmente, Ariel Cogo recuerda que el 55% de los adultos y el 80% de un lechón es agua, la madre es la única fuente de agua en los primeros días de vida, es crítico que tenga agua fresca en cantidad y calidad; y que ofrecer la comida humedecida aumenta la estimulación y el apetito, mejora la digestibilidad y aumenta la ingestión.