Cerró la línea aérea Sol y peligran 300 empleos

Sol Líneas Aéreas cerró ayer sus operaciones tras rescindirse un "acuerdo de cooperación" con Aerolíneas Argentinas que dejó a la compañía en una situación de "inviabilidad económica que hace imposible su operatoria".
Por la caída de ese convenio, muy cuestionado por el nuevo gobierno por considerarlo "inconveniente", más de 300 empleados quedaron desocupados mientras se iniciaron negociaciones para tratar de que en parte sean incorporados por la propia Aerolíneas y la chilena LAN.

Protestas.
Empleados de la compañía realizaron protestas en el aeroparque metropolitano, mientras la empresa lanzó duras críticas a la propia Aerolíneas, que durante años garantizó su sustentabilidad, según aseguró el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich.
La compañía -de capitales argentinos y españoles, y con sede en Rosario- aseguró que "cumplirá con todas las obligaciones legales con su personal y ha solicitado la reubicación de los pasajeros que habían adquiridos servicios, aspectos que ya se encuentran previstos y resueltos".
Sol -que operó más de 9 años en el mercado argentino y países limítrofes- aclaró que tomó la decisión de cerrar "debido a que las autoridades de Aerolíneas Argentinas y del Ministerio de Transporte informaron que han resuelto rescindir el Acuerdo de Cooperación suscripto el 11 de agosto de 2015, que inclusive había permitido a Sol incorporar socios estratégicos españoles y la llegada de tres nuevos aviones para potenciar su flota y otros tres más en los próximo meses".

Recalde.
El ex titular de Aerolíneas, Mariano Recalde, afirmó ayer que el acuerdo con la empresa Sol Líneas Aéreas fue un "excelente negocio" y rechazó la afirmación del ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, en el sentido de que esa operación le hacía perder un millón de pesos diarios a la compañía estatal.
El ministro "comete un gran error, está mal asesorado o actúa de mala fe, ya que contabiliza los egresos del acuerdo de código compartido con Sol, pero no los ingresos de Aerolíneas, que superaban el millón de pesos mensuales", afirmó Recalde en declaraciones a las radios Del Plata y Diez.
"Las únicas que se benefician (con la quiebra de Sol) son las líneas privadas que vuelan en el país, por ejemplo Lan", dijo el ex funcionario.

Lifschitz.
El gobernador de Santa Fe, Miguel Lifschitz, se lamentó ayer por el cierre de la firma y dijo que si bien entiende "las razones" esgrimidas por el gobierno nacional, "no podemos tener una mirada sólo desde Buenos Aires" para tomar una medida de este tipo.
El mandatario santafesino reveló que conocía la situación de la empresa porque en la última charla que mantuvo con el presidente de la compañía, Horacio Angeli, le dijo que pensaba declarar "la quiebra".
"Dicen que no es conveniente, que el contrato es deficitario", dijo el gobernador de Santa Fe.
"Entiendo las razones -continuó-, pero también entiendo que hay que pensar en el interior", enfatizó el mandatario.

Despidos en Seguridad.
El secretario general de ATE Capital, Daniel Catalano, confirmó ayer que el Ministerio de Seguridad despedirá a 420 trabajadores de esa dependencia y denunció que el gobierno de Mauricio Macri persigue a los empleados públicos por su "militancia estatal".
El referente gremial aseguró que fueron informados por Recursos Humanos que los trabajadores comenzarán arecibir los telegramas de despidos, por lo que pidieron una
reunión urgente con la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich. "No se sabe a quién se despide en el Estado, porque se despide indiscriminadamente, pero están haciendo eje en donde encuentran lo que ellos llaman militancia estatal", aseveró el titular de la Asociación de Trabajadores del Estado porteño.
Ante esta situación, Catalano dijo que "los compañeros están cambiando sus perfiles de Facebook y sus cuentas de Twitter, y se mueven de otra manera ante la incertidumbre laboral". "El gobierno está persiguiendo a los trabajadores por su militancia a un partido político que no sea el del gobierno", agregó el gremialista. (Télam y NA)