Choferes de micros de larga distancia realizan paro nacional

Choferes de micros de larga distancia enrolados en la Unión Tranviarios Automotor (UTA) iniciaron ayer un paro nacional por tiempo indeterminado, para protestar contra “las amenazas de despidos, la precarización laboral y la ausencia de un acuerdo salarial”.
La medida de fuerza fue finalmente adoptada tras fracasar las negociaciones con las cámaras empresarias del transporte, después de que los choferes se mantuvieran firmes en su demanda de una mejora de haberes del 23 por ciento para este año.
El secretario general de la UTA, Roberto Fernández, remarcó que más de 20 mil trabajadores acataron la huelga, que continuará hasta que los empresarios retomen las negociaciones salariales y “paguen” lo que el gremio solicita.
El portavoz del sindicato, Mario Calegari, sostuvo que el paro se realiza “a nivel nacional”, pero aclaró que solo se aplica a los micros de larga distancia.

Terminales paralizadas.
La medida de fuerza se inició pasadas las 14 y paralizó las actividades en las principales terminales del país, incluyendo la estación porteña de Retiro, cuyas plataformas quedaron vacías una vez comenzada la huelga.
El sindicato convocó al paro para reclamar por la falta de resolución de las negociaciones paritarias: UTA exige 23 por ciento de aumento anual, retroactivo a enero último.
El gremio también denunció que hubo “amenazas de despidos” a los trabajadores del sector y reiteró la necesidad de combatir la “precarización laboral” en las compañías de micros de larga distancia.

Segundo conductor.
La UTA indicó que las empresas buscan eliminar al segundo conductor de cada unidad y que solamente un chofer maneje ocho horas de corrido.
Esa propuesta es rechazada por la UTA porque eliminaría miles de fuentes de trabajo, alertó Calegari.
Fernández, por su parte, indicó que si bien funcionarios del Ministerio de Trabajo están en conversaciones con el sector empresario, “por ahora no hay posibilidad de solución”, a menos que las compañías paguen lo que reclaman los choferes.

Afectados.
La medida de fuerza impacta contra el transporte de pasajeros y afectará a miles de usuarios en todo el país, incluso a aquellos que habían comprado los pasajes con varios días y hasta semanas de antelación.
“En las últimas horas ha habido negociaciones, pero están agotadas porque venimos discutiendo desde el primero de enero, y a eso le sumamos la intención del sector empresario de precarizar el sector de larga distancia y la amenaza de despidos”, remarcó Calegari, en declaraciones radiales.
“Todo esto agrava la situación del sector”, dijo, y agregó: “El pedido nuestro es del 23 por ciento y el ofrecimiento del sector empresarial ha sido de cero”.
El vocero de la UTA sostuvo que “a eso hay que sumarle que amenazaron con la mono-conducción y dijeron que va a haber 5.000 despidos en el sector por los costos laborales”.
“Esto nos pone en una cuestión de riesgo importante.
Históricamente fueron dos conductores y ahora amenazan con una mono-conducción (…) Las recomendaciones nacionales de la seguridad vial establecen que cada tres horas hay que hacer un cambio, una parada para poder despejarse”, señaló.

Subsidios.
Finalmente, indicó que “el sector de larga distancia no ha tenido subsidios, el subsidio es para corta y media y la queja del sector empresario es la competencia que existe con Aerolíneas Argentinas, que está subsidiada por el gobierno nacional y en los viajes largos es más barato viajar en avión que en micro”.

Metalúrgicos.
El Ministerio de Trabajo citó para ayer a empresarios y sindicalistas metalúrgicos, en un nuevo capítulo de la paritaria del sector.
El martes último, Trabajo fracasó en su intento de lograr que la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) y las cámaras patronales aceptaran la propuesta de un incremento salarial del 25 por ciento, impulsada por la cartera laboral. (NA)