Inicio El Pais Clausuran una boliche donde se hizo una fiesta con 120 personas

Clausuran una boliche donde se hizo una fiesta con 120 personas

La policía de Tucumán informó hoy que clausuró un boliche donde se desarrollaba una fiesta con 120 personas, en la ciudad de Yerba Buena, por incumplir el decreto para prevenir el coronavirus.

Música, baile, invitados y bebidas. Por un momento, pareció que en Yerba Buena se habían olvidado de que el país estaba en cuarentena y que al mundo lo azotaba una pandemia. Esto se debe a que, según trascendió, en un boliche local se desarrollaba una fiesta ayer a la noche que los propios vecinos denunciaron, haciendo que clausuraran el lugar. 

El boliche ubicado en la avenida Aconquija al 1.500 -que durante el aislamiento se había transformado en un minisuper- estaba lleno de gente bailando y divirtiéndose cuando los policías llegaron al lugar. Al llegar, los efectivos se encontraron con el lugar lleno de gente, con música a alto volumen, bailando y tomando bebidas alcohólicas.

Según fuentes oficiales, el evento no estaba autorizado, había música a alta volumen y una aglomeración de gente que incumplía con las medidas sanitarias. Por estos motivos, el titular de la Fiscalía en Emergencia Sanitaria, Carlos Picón, ordenó el desalojo del lugar y procedió a su clausura, por incumplir con el decreto 260/2020, destinado a contener la propagación del nuevo coronavirus.

Antes de proceder al cierre, las autoridades se comunicaron con el propietario del lugar para pedir explicaciones y, según consta en la denuncia, él habría dicho que estaba autorizado a llevar a cabo este tipo de fiestas, que no incumplía el protocolo de los bares y que solo había 120 personas en el interior. 

Es preciso recordar que el 15 de junio el Comité de Emergencia de Tucumán autorizó las reuniones sociales en la provincia, pero de no más de 10 personas.

El dueño negó violar las medidas.

“Niego rotundamente que hayamos hecho una fiesta», dijo el propietario del reconocido boliche que fue clausurado tras ser denunciado por supuesto incumplimiento de la cuarentena. 

Según informó La Gaceta, el dueño mencionó que los policías llegaron al lugar y que, sin presentarle documento alguno realizaron un allanamiento y echaron a las personas que estaban consumiendo en el local. 

«Funciona como bar desde que abrimos el minisuper, no abrimos como boliche ni mucho menos organizamos fiestas clandestinas», resaltó. 

El propietario explicó que la gente que va al bar se sienta en livings que están dispuestos en el sector al aire libre de lo que antes era el boliche y bajo una carpa abierta. En cada grupo de sillones se permite sentarse hasta seis personas y están distanciados unos de otros cada metro y medio. 

«No había gente bailando, eso es mentira. Estaban todos sentados. Nosotros cumplimos el protocolo, tenemos los paños con lavandina, los desinfectantes, la vajilla descartable y estamos habilitados como bar. La gente compra lo que quiere consumir y después se sienta en los livings a hacerlo», aclaró. Finalmente, advirtió que los policías se presentaron sin un acta en papel o en digital que les permita ingresar y desalojar el lugar. «A mí nunca me mostraron nada. Niego rotundamente que hayamos hecho una fiesta. Nos clausuraron porque sí», cerró. (Télam/La Gaceta)