Inicio El Pais Cómo evitar que el frío afecte la piel

Cómo evitar que el frío afecte la piel

El descenso de la temperatura y la acción del viento provocan una mayor deshidratación cutánea, y aunque las consecuencias pueden no ser inmediatas, son acumulativas, por lo que los especialistas resaltan la importancia de la ingesta de agua y el uso de cremas hidratantes para cuidar la piel.

«En general, las consecuencias no son inmediatas sino acumulativas, y cuando se hacen visibles, revertir el daño es muy difícil. La aparición de granos y puntos negros pueden resultar de una inadecuada o insuficiente limpieza e hidratación», afirmó la especialista Raisa Diesel (M.N.16494).

La experta enfatizó que «respetar todos los pasos del cuidado de la piel resulta fundamental porque la falta de atención puede derivar en resultados negativos notorios y/o enfermedades». Advirtió además que «el daño causado por la falta de cuidado y protección a la exposición solar desencadena la aparición de manchas y envejecimiento, pudiendo evolucionar en cáncer».

Diesel, directora técnica de una empresa de cosmetología orgánica argentina, dio una serie de tips para que la piel pase el período otoño-invierno sin zozobras:
   La piel de los labios tiende a resecarse más en invierno. Eso se contrarresta con el uso de mantecas que aporten hidratación.
   La calefacción de los ambientes puede causar la obstrucción de los poros e irritación. Una limpieza diaria permite prevenir las indeseadas consecuencias.
   El invierno es el momento adecuado para tratamientos nutritivos intensivos para reparar daños tales como la aparición de manchas, envejecimiento y acné, causados por el calor y la exposición solar del verano.
   Con respecto al cuidado corporal, si se comenzó un tratamiento reafirmante o anticelulítico en el verano, no es recomendable abandonarlo. Si bien muchos dudan acerca de su efectividad, el problema principal radica en que no son usados correctamente. Para lograr resultados hay que aplicarlos a diario durante varios meses, y no solo durante el verano.
   Sumar una exfoliación prepara la piel para que esté más receptiva a los tratamientos y funcionen mejor.

La especialista recomendó además el uso de mantecas corporales para proteger la piel: «Son un excelente recurso porque contienen propiedades similares a los aceites, y al ser más densas y cremosas, tienen un mayor poder de humectación y protección a la piel». «Eso es algo clave en esta época del año, amenazada por la acción de las bajas temperaturas, el viento y la calefacción. La combinación de las mantecas corporales con otros compuestos es muy efectiva para la reparación cutánea», destacó. (NA)