Inicio El Pais ¿Cómo sigue la búsqueda del gorila en San Luis?

¿Cómo sigue la búsqueda del gorila en San Luis?

La Policía de Medio Ambiente, junto a lugareños, continúa con la búsqueda. En distintas partes del campo donde fue visto, le pusieron frutas y miel. En la madrugada de este jueves, el supuesto primate se comió los víveres y volvió a ocultarse.   

Policías que realizaban rastrillajes en el pueblo de Quines, en San Luis, donde vecinos denunciaron la presencia de un gorila o un animal de esas características, hallaron huellas que podrían corresponder al primate.

Los rastrillajes están a cargo de alrededor de 15 efectivos de la Policía Ambiental, que, en principio, descartaban que el hecho se corresponda con algún tipo de broma.

La acción de las autoridades se inició el domingo cuando dos vecinos de la zona de Banda Oriental, de esa localidad serrana situada en el noreste de la provincia, afirmaron haber visto a un gorila caminar por los arbustos situado en las afueras de una chacra, indicó el Diario de la República.

Los vecinos recurrieron a la Policía Ambiental, que organizó los rastrillajes, en los que se empleó equipos de visión nocturna, y hasta un drone. El jefe de esa sección policial, el comisario Marcelo Díaz, indicó que por el momento «los resultados son negativos» y no se pudo dar con el primate, aunque se pudieron encontrar huellas que corresponderían a un gorila.

«Hasta el momento no hubo avistamientos del animal, pero sí encontramos huellas que tienen una gran similitud a las de un primate. Gracias al rocío que cayó sobre el terreno, las pisadas son muy notorias. Descartamos que sean de un humano, no sólo por su forma, sino porque el animal ha pisado sectores con muchas espinas y es imposible que un hombre no se lastime al pasar por allí», sostuvo el comisario. Díaz dijo que «el supuesto primate», por las huellas observadas, «se mueve en un radio de un kilómetro y medio. Siempre por el campo de la familia Gatica».

Este miércoles por la noche los policías de la División Medio Ambiente colocaron manzanas y bananas en lugares donde habían visto muchas huellas con la intención de vigilar y ver la chance de que el animal se acercara. También dejaron latas con miel. Sin embargo, a pesar de los esfuerzos de los agentes, y de los lugareños, no pudieron verlo ni escucharlo.

A las 3:30 de este jueves decidieron postergar el rastrillaje para descansar después de 72 horas de trabajo. Este mismo jueves alrededor de las 9, cuando José Gatica volvió a la zona, descubrió que el primate se había comido las frutas y la miel.

“Sin dudas nos olfatea. Lamentablemente nuestro campo tiene mucho monte, muchos arbustos y barrancas. Por esos lugares se oculta y nos huele o escucha. Le dejamos la comida y vigilamos pero nunca apareció. Estamos cansados y por eso nos volvimos a nuestras casas a descansar y hace un rato cuando yo volví vi que la comida no estaba. Tampoco la miel. Y encontré todas sus huellas. Hay más rastros, muy notorios. Está clarísimo que nos olfatea. Por eso vino hasta el señuelo cuando ya no estábamos”, expresó uno de los propietarios del campo.

En cuanto a los nuevos indicios encontrados, Gatica describió lo que observan. “La Policía trajo perros que siguen los rastros, pero al llegar cerca de otro campo vecino se pierden. Allí se frenan. En esa zona hay una acequia y luego viene un alambrado. Hasta ahí los animales sienten, huelen pero luego se detienen”, reveló.

En cuanto al operativo de búsqueda trascendió continuará. (NA y El Diario de la República)

Foto: El Diario de la República