Inicio El Pais Condenan a tres hermanos a prisión

Condenan a tres hermanos a prisión

POR ABUSAR SEXUALMENTE A UN NIÑO Y UNA NIÑA

Una mujer y sus hermanos fueron condenados a 16 años de prisión por abusar sexualmente de un niño y una niña con discapacidad cognitiva alrededor de 10 años en la localidad santafesina de Cayastá, informaron fuente judiciales. Así lo resolvieron los jueces Rosana Carrara, Héctor Gabriel Candioti y Luis Octavio Silva, en el marco de un juicio abreviado que se ventiló en los tribunales de la ciudad de Santa Fe.
Se trata de una mujer de 47 años -madre de las víctimas- y sus hermanos, de 49 y 59, que recibieron la pena por haber atacado sexualmente a un niño y una niña, «en forma sistemática durante alrededor de 10 años», cuando tenían edad de iniciar la escuela primaria.
La fiscal que investigó el caso en representación del Ministerio Público de la Acusación (MPA), Rosana Marcolín, contó que todo se inició cuando el Juzgado Comunitario de Pequeñas Causas de Cayastá fue advertido «de situaciones sospechosas en relación a las personas que vivían en la casa junto con las víctimas».

Abusos.
«Los abusos sexuales eran cometidos por los dos hombres en perjuicio de la niña y del niño», detalló la fiscal, que agregó que la madre de las víctimas permitía los ataques, «los observaba y luego amenazaba a sus hijos y hasta los castigaba físicamente para que no contaran lo que les hacían sus dos tíos». «Los ilícitos fueron cometidos en la vivienda que compartían los tres condenados con las dos víctimas en Cayastá», añadió Marcolín. Según la fiscal, los abusos «fueron perpetrados por los tres condenados con pleno conocimiento de las edades de las víctimas y del daño que les estaban produciendo».
Las dos personas abusadas, que hoy son mayores de edad, plantearon ante el MPA que «querían que el proceso finalice la más rápido posible y no tener que revivir los hechos en ninguna instancia judicial». La pena impuesta a las tres personas fue por los delitos de abuso sexual con acceso carnal reiterados y agravados, por la calidad de convivientes con las víctimas, y corrupción de menores.
(Télam)