Inicio El Pais Conforman la Mesa Nacional del Litio

Conforman la Mesa Nacional del Litio

JUJUY, CATAMARCA, SALTA Y EL GOBIERNO NACIONAL

El gobierno nacional y las provincias de Jujuy, Salta y Catamarca conformaron la Mesa Nacional del Litio, en la que se propusieron cinco puntos que marcarán la hoja de ruta para el desarrollo de la explotación e industrialización del mineral en el noroeste. El ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, se reunió con los gobernadores Gerardo Morales (Jujuy), Raúl Jalil (Catamarca) y Gustavo Sáenz (Salta). También estuvieron los secretarios Silvina Batakis (Provincias, del Ministerio de Interior), Ariel Schale (de Industria, Economía del Conocimiento y Gestión Comercial Externa) y Alberto Hensel (Minería).
Durante la reunión se consensuaron cinco puntos: «La conformación de la Mesa Nacional del Lito entre Jujuy, Catamarca y Salta, a la que se incorpora la Nación»; «el respaldo de los gobernadores al proyecto de ley de Movilidad Sustentable presentado por el presidente Alberto Fernández el 1° de marzo»; «la incorporación de investigación y desarrollo a la industrialización del litio mediante un trabajo conjunto con universidades, centros de investigación, el INTI y el Conicet»; «el trabajo conjunto para que las provincias unifiquen la normativa para la explotación del mineral y su industrialización, con una mirada sustentable, ambiental y federal», y «la promoción de proyectos que alienten el desarrollo de la cadena de valor, en línea con el Programa de Desarrollo de Proveedores de la Secretaría de Industria».

«Productor tecnológico».
Al término de la reunión, el ministro Kulfas afirmó que «el objetivo de esta mesa es seguir desarrollando la industrialización del litio» y aseguró que en nuestro país se «reciben todos los días propuestas muy buenas, por lo que vemos un interés genuino y real en el desarrollo de toda la cadena».
Según el ministro, Argentina tiene la visión estratégica de convertirse en «productor tecnológico para América del Sur y otras regiones» de un recurso esencial para la transición energética. «Los privados tienen el rol central de la inversión con un Estado que sea orientador y facilitador estratégico de estas inversiones para convertir a Argentina en productor tecnológico para América del Sur y otras regiones que puedan disponer de estos recursos para la revolución verde», dijo.
Y agregó: «nuestra estrategia como gobierno, compartida con las provincias propietarias de los recursos, es avanzar en un desarrollo integral de la cadena de litio, agregar valor, desarrollar la ciencia y la tecnología vinculada a su industrialización y producir Argentina un recurso global que será elemento central en esa transición energética».
El gobernador de Jujuy celebró «un encuentro muy productivo» y consideró que la conformación de la mesa «permitirá avanzar en temas como el desarrollo de proveedores locales y formar parte del proyecto de movilidad eléctrica que está encarando el gobierno nacional». Su par de Catamarca, Raúl Jalil, añadió que «el trabajo con el gobierno nacional es clave para consolidar la visión productiva: una minería sustentable que se vuelca a las comunidades y genera más puestos de trabajo». Y agregó: «Catamarca es minera y nuestra visión es una provincia que crece en forma armónica, con reglas de juego claras para los inversores, oportunidades para todas y todos, y el apoyo de una mirada federal» desde la Casa Rosada.
Finalmente, el mandatario salteño sostuvo que las provincias «buscan tener la misma seguridad jurídica y reglas de juego para seguir trabajando juntos en el desarrollo de este sector productivo clave». «Hay una gran oportunidad y el desafío de desarrollar nuestro potencial geológico, de 350 millones de toneladas. Pero además, tenemos que incorporar aspectos fundamentales como las cuestiones ambientales, sociales y productivas».
Argentina es la tercera productora de litio y también la tercera reserva del mundo, e integra junto a Bolivia y Chile el denominado «triángulo del litio». Es una región de salinas con grandes niveles de concentración que hacen a su explotación sumamente rentable.
Según datos de la Secretaría de Minería del Ministerio de Desarrollo Productivo, en nuestro país hay dos minas de litio en operación, una en construcción y 18 proyectos avanzados. En total, esos 21 proyectos de extracción contienen recursos por 93 millones de toneladas, aunque una vez desarrollados los proyectos actualmente en investigación se estima que podrían extraerse unas 350.000 toneladas anuales.

Demanda global
El secretario de Minería, Alberto Hensel, afirmó que Argentina puede llegar a alcanzar en 2030 una participación del 17% en la provisión global de la demanda de carbonato de litio, y aseguró que el interés del gobierno es «la conversión de ese recurso en tecnología desarrollada en el país». Al término de la reunión con Kulfas y los gobernadores recordó que Argentina alcanzó en 2019 el primer destino de inversión en explotación en litio tras un crecimiento exponencial, lo que colocó al país en el podio de los países con mayores recursos identificados y el tercer productor global detrás de Australia y Chile.
Según Hensel, para convertir el recurso en tecnología será necesario «llevar adelante alianzas estratégicas con el sector publico y el privado. Hoy el país exporta 40.000 toneladas de carbonato de litio y tomando en cuenta los proyectos en operación y construcción con las ampliaciones proyectadas, podríamos avanzar hasta un volumen cercano a las 135.000 toneladas de litio equivalente», precisó.
Precisó que Argentina tiene recursos identificados por 93 millones de toneladas en 20 proyectos, y que los 10 de mayor escala concentran el 86%, pero que el potencial geológico permitiría alcanzar los 350 millones de toneladas. Si bien el aporte argentino «dependerá del comportamiento de la demanda», el requerimiento del mercado global «para 2030 debería alcanzar los 1,8 millones de toneladas, escenario en que Argentina podría participar con un 17%, compartiendo el lugar con China».
El 80% de esa demanda global tendría como objetivo la electromovilidad, que hará necesaria una adecuación regulatoria de la transformación de los autos convencionales en eléctricos.