Inicio El Pais Congresistas acuerdan con gravar riquezas

Congresistas acuerdan con gravar riquezas

FUNCIONARIOS DE LATINOAMERICA COINCIDEN EN LA NECESIDAD DE UNA REFORMA TRIBUTARIA

Legisladores que participaron del V Encuentro con Congresistas de América Latina y El Caribe por Justicia Fiscal coincidieron en la necesidad de gravar a las grandes riquezas de la región en el actual contexto de crisis por la pandemia de coronavirus. El encuentro virtual denominado «¿Quién paga la crisis del Covid-19? La urgente necesidad de gravar la riqueza», fue organizado por Latindadd, La Red Latinoamericana por Justicia Económica y Social, integrada por instituciones, equipos y campañas de países latinoamericanos.
El objetivo propuesto fue «contribuir en la disputa de ideas para generar masa crítica a favor del impuesto a la riqueza mostrando la variedad de propuestas legislativas en la región». Participaron la diputada nacional Fernanda Vallejos (Argentina), la congresista Rocío Silva Santisteban (Perú), el senador Juan Luis Castro (Colombia), el asambleísta Pabel Muñoz (Ecuador) y el parlamentario andino Alan Fairlie (Perú).
Durante el encuentro se explicaron los distintos proyectos legislativos sobre el impuesto a la riqueza que se presentaron en los distintos países, se discutió sobre los márgenes que existen en la región para gravar a las grandes fortunas, y la necesidad de una reforma integral del sistema tributario.

Mejorar la recaudación.
En este marco, la diputada Vallejos remarcó, frente a los desafíos que impone la pandemia, «la necesidad de mejorar la recaudación para fortalecer los sistemas de salud en general pero también para atender las múltiples necesidades sociales, y en este marco, la discusión tributaria reaparece con muchísima fuerza en la escena política». En ese sentido, advirtió que «la región recauda poco y esta es una cuestión objetiva sobre la que los datos hablan por sí solos».
Por su parte, el senador Castro, de Colombia, señaló como desafíos el hecho de «establecer un sistema público de informes país por país para todas las empresas multinacionales para cada país donde operen, garantizando para las instituciones de financiación de desarrollo que sólo inviertan en empresas que hayan adoptado políticas fiscales responsables». Asimismo, Silva Santisteban destacó que «en Perú la presión fiscal es del 17% mientras que en los países de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos) van del 34% al 40% del PBI, es decir, que la presión fiscal es bajísima».

Baja carga tributaria.
Por su parte, el asambleísta de Ecuador, Pabel Muñoz, manifestó que «este impuesto a la riqueza todos lo estamos planteando sobre la base de que sea una sola vez, pero independientemente de la crisis, esta es una región de carga tributaria baja, entonces esto debería dar paso a pactos fiscales efectivamente progresivos y éste es un reto en el que solamente la discusión regional nos puede fortalecer»
A su turno, Fairlie manifestó que «el tema del impuesto a las riquezas debe ser parte de una reforma tributaria integral, de una reforma progresiva, de cómo se revierte ese mayor peso de los impuestos indirectos y tener una estructura más progresiva que permita que paguen más los que ganan más». (Télam)