Inicio El Pais Continúan las indagatorias

Continúan las indagatorias

ESPIONAJE ILEGAL EN LA AFI DURANTE EL MACRISMO

El juez federal de Lomas de Zamora, Federico Villena, continuaba anoche tomando declaración indagatoria a los ex agentes de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) investigados por supuesto espionaje ilegal durante el Gobierno de Mauricio Macri, mientras algunos de ellos apuntaron a la ex cúpula de la central de espías. Una de las ex espías que declaró fue Mercedes Funes Silva quien confirmó haber visitado la Casa Rosada en una oportunidad, durante 6 minutos, para llevar documentación a la oficina de documentación presidencial para quien ahora reconoce como Susana Martinengo, según informaron a Télam fuentes judiciales.
Su estrategia de defensa y la de otros espías fue la de señalar que recibía órdenes a través del ahora detenido Alan Ruiz, ex jefe de Operaciones Especiales, quien las impartía y repartía entre todos los agentes y que solo él y sus superiores podían saber que la información iba a parar a legajos que, vistos en forma completa, confirmarían el espionaje político ilegal. Funes Silva respondió preguntas del tribunal y pidió que se incorporara a su declaración el texto que presentó ante la Comisión Bicameral de seguimiento de organismos de inteligencia del Congreso donde afirmó que la información que recolectaba el equipo que integraba «subía de manera pormenorizada a (Silvia) Majdalani y (Gustavo) Arribas».

Prófugo.
Hasta el cierre de esta jornada, uno de los espías seguía sin entregarse ante la justicia y le había vencido el plazo para no ser declarado en rebeldía: se trata de Martín Terra, amigo personal de Arribas y ex marido de la modelo Analía Maiorana, esposa del vicejefe de Gobierno porteño, Diego Santilli, quien figura entre las víctimas del espionaje ilegal.

Martinengo.
La de Susana Martinengo es la declaración más esperada por los investigadores dado que está apuntada como el supuesto nexo entre los espías y el ex presidente de la nación: en el expediente hay registros de reuniones de ella con los ex agentes en la Casa Rosada y conversaciones en las que promete pasarle informes a Darío Nieto, el secretario privado de Macri.
La ex funcionaria podría hacer uso del derecho a no declarar, aunque fuentes con acceso al expediente señalaron que se iba a limitar a negar los hechos que se le endilgan y a desconocer el vínculo con los espías, mientras espera que el juez resuelva si le concede la prisión domiciliaria.

Nieto.
Por su parte, el secretario privado de Maurico Macri, Darío Nieto, aseguró ayer ser «completamente ajeno» a las presuntas maniobras de espionaje ilegal y consideró que se trata de «una causa armada contra los valores que representa Juntos por el Cambio», la coalición que lidera el ex presidente. «Nunca tuve nada que ver con el espionaje ilegal y estoy tranquilo con mi conciencia y espero que todo esto se aclare pronto. Esta es una causa armada contra los valores que representa Juntos por el Cambio», sostuvo Nieto.
En ese sentido, Nieto aseguró que Macri lo llamó y le transmitió «todo su respaldo» y que está «muy enojado con toda esta situación porque sabe» que su ex secretario «es una persona íntegra que está siendo injustamente acusada». En relación a Susana Martinego, la funcionaria que se encuentra detenida en el marco de la investigación que sigue Villena, Nieto recalcó que «nunca» habló con ella «sobre espías». (Télam)