Inicio El Pais Convirtieron en ley el Aporte Solidario

Convirtieron en ley el Aporte Solidario

SENADO APROBO EL PROYECTO SOBRE LAS GRANDES FORTUNAS

El proyecto de Ley de Aporte Solidario y Extraordinario de las grandes fortunas para moderar los efectos de la pandemia, sobre los patrimonios personales superiores a los 200 millones de pesos, fue convertido ayer en ley por el Senado de la Nación. La iniciativa obtuvo 42 votos a favor del Frente de Todos y sus aliados, y 26 en contra del interbloque Juntos por el Cambio y sus adherente, luego de una discusión que duró cinco horas y terminó pasadas las 21,30 de anoche.

El proyecto, impulsado por el presidente del bloque oficialista en la Cámara baja, Máximo Kirchner y el diputado Carlos Heller, tiene como objetivo recaudar alrededor de 300 mil millones de pesos para volcar a planes productivos y sanitarios. La iniciativa prevé el cobro de 2% a los patrimonios de las personas físicas que hayan declarado hasta la fecha de la promulgación de la ley más de 200 millones de pesos. Esa tasa se elevará al 2,25% en casos bienes por entre 300 y 400 millones de pesos, al 2,50% entre 400 y 600 millones y al 2,75% cuando sea de 600 a 800 millones. La tasa subirá al 3% cuando los patrimonios oscilen entre 800 millones y 1.500 millones; al 3,25% para el rango de 1.500 a 3.000 millones de pesos, y a partir de esa cifra será del 3,5%.

«Además de la pandemia, Argentina tuvo que enfrentar esta situación con una economía devastada», aseguró la oficialista mendocina Anabel Fernández Sagasti al cerrar el debate de la iniciativa. La legisladora cuestionó duramente a la oposición por no acompañar la medida. «La realidad es que no pueden decir por qué defienden con tanta vehemencia el bolsillo de un puñado de multimillonarios» afirmó, y acusó a Juntos por el Cambio de inventar «fábulas de que en el sector agropecuario tendrá que vender máquinas, campos y propiedades para pagar este aporte, que tiene gran apoyo popular porque los argentinos hicimos un gran esfuerzo. Es mentira que sea un capricho del presidente o del Frente de Todos», concluyó.

Además, argumentó que «el modelo de la oposición de bajar impuestos y sobreendeudar a la Argentina fracasó» y reclamó «autocrítica» a la oposición.

Argumento opositor.

En cambio, el jefe del interbloque de Juntos por el Cambio, Luis Naidenoff, consideró que «esta no es la mejor respuesta para la realidad argentina» y añadió que «este proyecto quedó todo el año en un rincón porque no le cerraba al Poder Ejecutivo y generaba mayor incertidumbre». «En este debate hay enorme carga ideológica. Un gobierno que dice representar sectores identificados con lo nacional y popular. ¿Cómo se les explica que la única respuesta que tienen para la sociedad es un ajuste?», enfatizó. Para el formoseño «acá hay que compensar a los propios con un relato» que es «decir que van por los sectores privilegiados de la sociedad».

Por el contrario, el presidente de la Comisión de Presupuesto y Hacienda, el cordobés peronista Carlos Caserio, afirmó que la iniciativa le brindará un «gran impulso» económico al país, mientras el opositor porteño Martín Lousteau cuestionó la iniciativa «que no va a generar trabajo»: «esta ley no es un aporte, es un impuesto» remarcó. «Si es un impuesto extraordinario por única vez, no entiendo cómo vamos a seguir financiando cosas que están listadas en la ley que realmente importan», agregó.

Pero Caserio le respondió que «esta ley y estos recursos serán un gran impulso para la Argentina», y consideró que «resulta un aporte único que decidimos pedir en una situación excepcional», cuando el país está «saliendo de esta pandemia como ya salió de algunas guerras mundiales, con miles de muertos y economías suficientemente desgastadas». «Este aporte que solicitamos es para ayudarnos a recuperar de la pandemia», porque el Estado es una herramienta fundamental» concluyó.