Convocarían a extraordinarias

Tras la orden judicial de liberar a Alfredo Astiz, Jorge Acosta y otros represores de la ESMA, el Gobierno de la presidenta Cristina Kirchner podría convocar a sesiones extraordinarias en el Congreso para aprobar leyes destinadas a acelerar las causas contra criminales de la dictadura. La iniciativa de la Casa Rosada, a la que todavía no tuvieron acceso los jefes de los bloques oficialistas, sería una respuesta a las críticas de ministros de la Corte Suprema de Justicia por no haber impulsado medidas para agilizar los juicios tras la caída de las leyes de Obediencia Debida, Punto Final y los indultos. Según trascendió, se buscará impedir que se produzcan nuevos fallos similares a los que otorgaron la libertad a Astiz y Acosta, que se encuentran detenidos sin sentencia firme por más tiempo del que autoriza la ley.
Sucede que, de acuerdo al último informe de la Unidad Fiscal de seguimiento de las causas por Violaciones a los Derechos Humanos durante el terrorismo de Estado, hay 371 represores que están detenidos a la espera para resolver su situación procesal o una sentencia de condena. El proyecto buscaría evitar además que la Corte Suprema conceda finalmente la liberación de Astiz y Acosta cuando tenga que revisar la medida dictada el jueves pasado por la Cámara Nacional de Casación Penal. El juez de la Cámara Nacional de Casación Penal, Guillermo Yacobucci aseguró que “hay un retardo de Justicia que es culpa del Poder Judicial”, al no acelerar los juicios contra represores. Aunque el juez subrogante de la Sala II del Tribunal dijo que ni a él ni a su colega Luis García (quienes votaron para conceder la excarcelación a una veintena de represores) le cabe algún tipo de responsabilidad porque están en el cargo desde mayo de este año. (NA)