Inicio El Pais Cornejo contrajo el 83% de la deuda externa de Mendoza

Cornejo contrajo el 83% de la deuda externa de Mendoza

LOS "DISPARATES" Y LAS "MENTIRAS" DEL EX GOBERNADOR

Bajo el título «Los datos duros que desmienten al ex gobernador: ¿Mendoza independiente? El disparate de Alfredo Cornejo», el diario Página 12 publicó ayer un extenso y detallado artículo dando cuenta que hoy por hoy, Mendoza es una de las provincias argentinas que menos posibilidades económicas y financieras tiene de independizarse del resto del país. De hecho, es la quinta provincias más endeudada y el 83 por ciento de ese pasivo fue contraído durante la gestión de Alfredo Cornejo.
«En tiempos de cuarentena nos hemos acostumbrado a leer (y a soportar) demasiados disparates en una extensa gama de opiniones que van desde la ignorancia al ridículo. Aun así, algunas se destacan aunque más no sea por su audacia», escribió el politólogo Rubén Manasés Achdjian, director de la consultora Tramas & Tendencias, autor del artículo que desnudó la «fragilidad financiera» de la provincia de Mendoza.
La línea argumental de Cornejo se sustenta en que «Mendoza es una provincia próspera y bien administrada que se vio perjudicada por un entorno fiscal adverso del que gobierno nacional es el único responsable». Sin embargo, señaló Manasés Achdjian, unos pocos «datos duros» desmoronan el relato del ex gobernador.
Hace pocos días, recordó el politólogo, el actual gobernador Rodolfo Suárez presentó un plan para reestructurar la mitad de la deuda pública mendocina que, al 31 de marzo, sumaba 1192 millones de dólares. Suárez propuso reconvenir el vencimiento de capital e intereses de los dos principales bonos (PMJ21, emitido en pesos por el equivalente a 81millones de dólares, y PMY24, nominado en dólares por 500 millones) por uno nuevo perfilado en 11 pagos semestrales, desde el 2024 al 2029.
«La oferta fue rechazada por los tenedores de títulos no sólo por considerarla insuficiente sino por una falencia técnica importante: la provincia había omitido incluir el monto de los intereses del vencimiento de 21 millones impago desde mayo», dice el artículo.
Manasés Achdjian hizo notar el «dato curioso» de que «el 83 por ciento del stock de pasivos (990 millones de dólares) fueron contraídos durante la gestión de Cornejo», un «pequeño detalle» que el ex gobernador omite mencionar en sus explosivas declaraciones.
Según un reciente estudio del Centro de Economía Política Argentina (CEPA), Mendoza es actualmente la quinta provincia más endeudada del país, con un pasivo total que equivale al 94 por ciento del total de sus ingresos anuales.
«Estos datos muestran la fragilidad de las finanzas públicas mendocinas, aunque Cornejo sostenga lo contrario», indicó Página.

Coparticipación.
Entre otros argumentos, Cornejo sostiene que el actual régimen de Coparticipación Federal de Impuestos (CFI) perjudica a su provincia, en la que entre 30 y 40 por ciento de sus recursos provienen de fuente federal.
La Coparticipación Federal de Impuestos, recordó el politólogo, se basa en dos criterios. El primero, de carácter devolutivo, tiene por objeto que una parte de la recaudación vuelva a la provincia donde se generó, y el segundo, de carácter distributivo, apunta a que las provincias de mayor desarrollo económico aporten, de manera solidaria, una mayor cantidad de recursos en favor de las provincias menos desarrolladas. Cornejo parece haber olvidado este criterio.
¿Cuánto hay de cierto en que el reparto federal perjudica a Mendoza? Dos simples datos pueden responder a esta pregunta. Según el Indec, la provincia aporta el 4,0 por ciento del PIB del país mientras que las exportaciones mendocinas suman apenas el 2,5 por ciento del valor total exportado.
Mendoza percibe 4,33 por ciento de la porción de impuestos que les corresponde a todas las provincias. En contraposición, Buenos Aires -con una población nueve veces mayor que la de Mendoza- aporta el 35 por ciento del PIB y 34 por ciento del total de las exportaciones pero se lleva el 19,9 por ciento de la coparticipación.
Además durante la gestión Cornejo, la provincia asumió deudas con el Estado nacional por 207 millones de dólares, a los que se debe sumar otros 225 millones con el Banco Nación y la Anses. La garantía ofrecida Mendoza para todos estos créditos fue el monto de los recursos que percibe del CFI, lo que significa haber conseguido que la Nación le girara pagos sobre futuros fondos coparticipables.