Inicio El Pais Critican el ajuste porteño

Critican el ajuste porteño

MIGUEL RETOMO EL RECLAMO POR LA COPARTICIPACION

El jefe de Gabinete porteño, Felipe Miguel, retomó ayer, durante su informe en la Legislatura, el reclamo por la baja de la coparticipación que percibía la Ciudad y sostuvo que la medida obligó a la confección de un Presupuesto 2021 «de contingencia», con un impuesto a las tarjetas de crédito, mientras que desde el arco opositor criticaron el «ajuste brutal» que traerá el nuevo tributo.
«De los 50 días hábiles que transcurrieron desde que se comenzó a aplicar el decreto de la quita de coparticipación del Ejecutivo nacional, la Ciudad dejó de recibir $8.786 millones de pesos. Para todo el 2020, el recorte va representar una pérdida de $13 mil millones de pesos», señalo el funcionario en referencia al decreto presidencial que determinó una baja del coeficiente de fondos que recibía el distrito.
El jefe de Gabinete consideró también que la Ciudad afrontó en 2020 un «triple desafío» en cuanto a recursos, ya que debió «destinar más a las áreas esenciales en la pandemia», enfrentar la «baja de la recaudación» y «hacer frente al recorte inconstitucional de la coparticipación».
Por ello, el funcionario instó a todos los legisladores porteños, diputados y senadores nacionales por la Ciudad a «defender los intereses de los vecinos, más allá de sus procedencias políticas».
Al respecto, el jefe del bloque del FdT, Claudio Ferreño, salió al cruce de las afirmaciones del jefe de Gabinete con una «corrección» a los dichos del funcionario, al señalar como una equivocación el momento en que «habló de la coparticipación».
«Esto no es de la coparticipación, sino que es un acuerdo entre Nación y Ciudad en la transferencia extraordinaria de recursos», precisó Ferreño.
En la misma línea, la diputada María Rosa Muiños observó que «esa transferencia extraordinaria de recursos que se dio cuando Mauricio Macri era presidente de la Nación y no solo involucró ese porcentaje que le correspondía y le corresponde a la Nación, sino que eso fue acompañado de un financiamiento enorme de obras y predios».
Miguel insistió en que la disminución de las partidas giradas por la Nación derivó en la presentación de un proyecto de Presupuesto 2021 en la Legislatura «de contingencia» que «va a implicar una fuerte reducción del gasto público, suspensión de obras, revisión de grandes contratos y algunas medidas transitorias».
Entre esas acciones, figura la disposición del Gobierno porteño para el 2021 para la aplicación del impuesto a los Sellos a las operaciones con las tarjetas de crédito, que implicará una suba del 1,2% en el gasto de las compras que se efectúen con ese medio de pago.

Reclamo.
Representantes de la pequeña y mediana empresa y legisladores de la oposición en la Ciudad de Buenos Aires rechazaron el nuevo impuesto a los Sellos sobre los consumos con tarjetas de crédito, incluido por el Gobierno porteño en el proyecto de Presupuesto 2021.
La Asamblea de los Pequeños y Medianos Empresarios (Apyme) de la Ciudad consideró al respecto que «nunca es bienvenido un impuesto al consumo».
En declaraciones a Télam Radio, el vicepresidente de Apyme, Julián Moreno, manifestó que «los impuestos deberían gravar otras cuestiones, como los grandes patrimonios o las transacciones financieras especulativas».
«En un país como la Argentina donde el consumo representa las dos terceras partes del producto, no podemos darnos el lujo de gravarlo con un impuesto cuando lo necesitamos como motor de la recuperación económica pospandemia», consideró Moreno.
Y concluyó: «Le exigimos al Gobierno de la Ciudad que sea un poco más creativo a la hora de recaudar ya que tiene sectores de donde sacar, en vez de afectar el consumo de las clases populares». (Télam)