Cuádruple asesinato en Entre Ríos

Un hombre que tenía una restricción de acercamiento asesinó ayer a puñaladas a su ex pareja, degolló a sus dos hijas y mató al concubino de la mujer en una casa de la ciudad entrerriana de Concepción del Uruguay, a unos 300 kilómetros al este de Paraná, informaron fuentes policiales.
El agresor fue hallado gravemente herido también a puñaladas y si bien la principal hipótesis es que intentó suicidarse, no se descarta que haya tenido un enfrentamiento con la actual pareja de la mujer y que en ese marco sufriera las lesiones.
El hecho ocurrió el lunes a la madrugada en la casa 1417 del barrio 134 Viviendas, donde vivían Johana Carranza (23); sus dos hijas, Luciana (5) y Candela Ledesma (7), y su pareja, Carlos Peralta (23).
Según relataron las fuentes, de manera sorpresiva y a bordo de un remise, llegó hasta allí el ex marido de Carranza y padre de las niñas, identificado por la policía como Juan Pablo Ledesma, quien vive en la ciudad entrerriana de Basavilbaso.
Según informó al canal TN el subjefe de la Departamental de esa ciudad, Luis Aguiar, Ledesma y Carranza se habían separado a principios de año y desde hacía tres meses él tenía una restricción judicial de acercamiento a la mujer, quien lo había denunciado por violencia de género y por no haber devuelto en tiempo y forma a sus hijas tras las visitas parentales convenidas.
Aparentemente por ese motivo y porque no soportaba que su ex mujer tuviera una nueva relación sentimental, el hombre comenzó a discutir con ella y, en medio de la pelea, la atacó con un cuchillo de grandes dimensiones.
Según relataron vecinos a la policía, la mujer herida y ensangrentada alcanzó a salir de la casa con sus hijas detrás, aunque el agresor las obligó a reingresar y las asesinó puñaladas al igual que a la actual pareja de ella.
Cuando efectivos de la seccional primera de Concepción del Uruguay y del Comando Radioeléctrico llegaron al lugar encontraron a las dos niñas degolladas cada una en su cama, a la mujer y su actual pareja asesinados a puñaladas en la cocina y a Ledesma herido a puñaladas en una de las habitaciones, por lo que dispusieron su traslado al hospital Urquiza, donde permanece internado en grave estado.
Los efectivos debieron forzar la puerta de calle para entrar ya que el atacante había trabado
todas las aberturas desde el interior.

Grave.
Fuentes de ese centro asistencial informaron que el agresor presenta heridas cortantes en varias partes del cuerpo, mientras que voceros policiales añadieron que se encuentra internado con custodia policial y en calidad de detenido como acusado del cuádruple homicidio.
Si bien la principal sospecha es que Ledesma intentó matarse tras cometer el cuádruple crimen, los pesquisas no descartan que haya sido apuñalado por Peralta cuando se resistió al ataque, ya que presenta una profunda herida a la altura de un pulmón.
“La pareja se encontraba separada desde principios de año y él tenia una restricción judicial del juzgado, ya que había sido denunciado por violencia de género y porque no había devuelto a las hijas de ambos en tiempo y forma”, detalló el subcomisario Aguiar.

Violencia de género.
El gobernador Gustavo Bordet convocó a los tres poderes del Estado entrerriano, “en las áreas donde se intervienen esta problemática, para articular y aunar esfuerzo” ante la ola de hechos de violencia de género en la provincia.
Bordet hizo un llamamiento durante la inauguración de la muestra Evita Marcha, donde se refirió a los recientes femicidios que tuvieron lugar en la provincia.
“El Estado no puede estar ausente ni tampoco puede mirar para el costado”, sentenció el mandatario, quien además adelantó que se convocará a las organizaciones no gubernamentales para que “para que puedan hacer el aporte e interactuar coordinadamente desde lo público y lo privado”. (Télam y NA)

Mujeres ejecutadas
Las dos mujeres que fueron asesinadas el sábado último en Paraná, Entre Ríos, hecho por el que está detenido un efectivo de la Prefectura Naval que había sido pareja de ambas, fueron ejecutadas de un tiro en la cabeza, con el cañón del arma apoyado, según los resultados de las autopsias, informaron ayer fuentes judiciales.
Así lo reveló el fiscal de la causa, Juan Francisco Ramírez Montrull, al dar a conocer los primeros resultados de las autopsias practicadas sobre los cuerpos de Miriam Romina Ibarra (35) y Lidia Milessi (45), quienes la noche del sábado último fueron asesinadas de dos y un disparo, respectivamente.
Por el hecho está detenido el efectivo de la Prefectura Naval Orlando Ojeda (46), quien permanecía alojado en la alcaidía de los tribunales de Paraná para ser indagado bajo la asistencia de los defensores oficiales Jorge Sueldo y Jorge Luis Balbuena.
“Los disparos fueron hechos apoyándoles el arma sobre sus cabezas”, dijo Ramírez Montrull en declaraciones a la prensa local, en las que agregó que las muertes de ambas mujeres se produjeron de manera “casi instantánea”.
Ibarra, quien era cabo de la Policía de Entre Ríos, trabajaba en la línea de emergencias 911 y tenía dos hijos de 11 y 13 años, presentaba un balazo en el pecho y otro en la cabeza, mientras que Milessi, tenía tres hijos con el prefecto, tenía un disparo en la frente.
El fiscal Ramírez Montrull indicó que la causa está caratulada como “doble homicidio calificado” y confirmó que no existían denuncias por violencia de género hacia el prefecto.

Compartir