Inicio El Pais Cuarentena: buscan salida "cuidadosa"

Cuarentena: buscan salida «cuidadosa»

FERNANDEZ PLANTEO QUE A PARTIR DEL 13 EL FIN DEL AISLAMIENTO SERA PAULATINO

El presidente Alberto Fernández encabezó ayer en la residencia de Olivos una reunión del gabinete económico que estudia la posibilidad de flexibilizar la cuarentena a partir del 13 de abril, y se analizó además cómo «avanzar en los próximos días en la reglamentación de la Asistencia al Trabajo y la Producción (ATP)», según consignaron fuentes oficiales. Según adelantaron, se analizó que este programa de asistencia a las empresas sea «operativizado a través de una página especial en el sitio de la AFIP que permitirá el registro de los pedidos de todas las empresas afectadas por las medidas de aislamiento social preventivo obligatorio».
Las herramientas previstas en el Programa ATP dependerán del tamaño de la empresa, medida por su cantidad de trabajadores, y del sector de actividad a la que la misma pertenezca, explicaron. Asimismo, «la evaluación técnica de las solicitudes estará a cargo de un Comité integrado por los Ministerios de Economía, Desarrollo Productivo, Trabajo y la AFIP que elevaran informes técnicos al Jefe de Gabinete».

Salida de la cuarentena.
En tanto, Fernández afirmó ayer que la salida del aislamiento social, preventivo y obligatorio «será en forma paulatina y muy cuidadosa», y adelantó que algunos sectores y actividades -como las clases en las escuelas, los adultos mayores y la administración pública- continuarán con la cuarentena más allá de esa fecha. «Tenemos previsto que el domingo próximo se termine la cuarentena, pero es día a día, hay que ir viendo cómo evoluciona. Salir de la cuarentena tiene que ser una cosa muy cuidada», afirmó.
«Ayer me reuní con la CAC, la CGT y la UIA. Les planteé que hagamos un comité con los epidemiólogos para ir viendo como flexibilizar la cuarentena, no levantarla, pero eso dependerá de cómo evolucionen las cosas y de las recomendaciones de los expertos», sostuvo. El Presidente explicó: «Lo que no quiero es que nadie sienta que este es un espacio oscuro donde el Presidente dice vos trabajas o vos no. Les pedí a los tres sectores, junto a los infectólogos, que participen del comité para ir analizando como paulatinamente levantar la cuarentena».
«Tendremos que ver cómo volver al trabajo poco a poco porque el mayor canal de transmisión es el servicio de transporte público», dijo Fernández y sostuvo que el comercio es uno de los sectores «más lastimados» y dijo que se analiza «de qué manera resolver el tema del comercio».

Mayo.
Según reconoció, «el momento más duro que tendremos que afrontar será la primera quincena de mayo», donde los contagios llegarían a su pico, y ratificó la importancia del cierre de fronteras: «si liberamos eso, el riesgo es muy grande; por eso hay que ser cuidadosos con aviones, micros y todo eso».
Por otro lado, expresó que está «preocupado, enojado y molesto» ante las largas filas que se registraron ayer en los bancos de todo el país por parte de jubilados y beneficiarios de asignaciones sociales, y reconoció que «alguien hizo mal las cosas, no cabe ninguna duda», pero aclaró que el Gobierno no está «pensando en renuncias».

Demagogia.
Afirmó que le parece «un acto demagógico» el reclamo de donación de sueldos de funcionarios públicos y destacó que en su Gobierno no tiene «a nadie robando plata, ñoqui o recibiendo sobres por izquierda». «No me vengan con esas cosas, después nos llaman populistas a nosotros», dijo Fernández.
El mandatario sostuvo que «cada uno tiene derecho a donar su sueldo», pero aclaró que tiene «un gobierno de ministros y funcionarios que no tienen fortunas, cuentas en el exterior, no tienen bienes ni empresas y realmente viven de su sueldo». «Son funcionarios que los llamo a las 7 de la mañana y a las 12 de la noche y siguen atendiendo. Que un día como hoy los cito en Olivos y vienen. La verdad es que esos funcionarios no están robando la plata», destacó.

Trabajo si, vacaciones no.
Remarcó además: «Hay un Presidente que está desde las 7 hasta las 2, 3 de la mañana atendiendo lo que pasa en cada lugar de país, incluso con cuestiones personales de gente que me escribe sus necesidades». «No tienen un Presidente que trabaja una semana y se toma dos de vacaciones. Además los sueldos del Estado no son importantes hoy. No quiero enredarme en esa discusión», sostuvo.

«La dureza de algunos bancos me cae mal»
El presidente Alberto Fernández aseguró ayer que el plan de negociación con acreedores para resolver la deuda «sigue en pie», pero aclaró que se presentará una propuesta que la Argentina pueda «cumplir». «Nuestro plan de negociación con los acreedores sigue en pie y vamos a seguir adelante», sostuvo y señaló: «Vamos a hacer una propuesta que podamos cumplir».
«Seguimos con nuestra lógica de no endeudarnos», enfatizó al ser consultado sobre la posibilidad de pedir un crédito para afrontar la pandemia.
Por otro lado, se refirió al rol de los bancos en la crisis y consideró: «Estamos en un momento en el que todo debe flexibilizarse». «Espero que en esta instancia entiendan que deben prestarle dinero a empresas para que se mantengan en pie», apuntó y fustigó: «La dureza de algunos bancos a mí me cae mal en este momento. Me cae muy mal. Estuvieron cuatro años llenándose de plata con negocios tremendos que el Estado dejaba, estoy hablando de las Lebac y Leliq».
Con relación a la polémica generada en torno a la posibilidad de declarar de interés público todo recurso sanitario, el jefe de Estado criticó: «Como fue planteado, parecía que íbamos a expropiar las clínicas privadas». Explicó que la intención del Gobierno es que «si el sistema público en algún momento necesita una cama con respirador y esa cama está vacía en un sanatorio privado, que se autorice a usarla». «Eso es todo», insistió.
También hizo referencia a los sectores más golpeados por la crisis del coronavirus, y resaltó: «Tenemos que resolver el tema de la hotelería y gastronomía, que son lugares en los que la posibilidad de infección, por la naturaleza del negocio, crece mucho». Además, afirmó que, como presidente, debe enfrentar un «dilema» respecto de los argentinos repatriados y argumentó: «Puede hacer empezar todo de cero».

Cuestionamiento a Bolsonaro
El presidente Alberto Fernández cuestionó ayer la actitud de su par brasileño, Jair Bolsonaro, ante la pandemia de coronavirus y consideró que se trata de «un peligro exponencial» para la región. «Lo de Brasil es de un peligro exponencial. No tomar nota de los que significa este virus y pensar que la voluntad divina nos va a salvar, vamos por mal camino», sostuvo el mandatario. El jefe de Estado recordó que «salvo con Chile, Brasil tiene fronteras con todos». El pasado viernes, Bolsonaro encabezó un acto con evangélicos y minimizó el impacto de la pandemia de coronavirus en su país: «Este virus es como una lluvia, va a mojar al 70%, toda la nación va a quedar libre cuando el 70% sea infectado y elabore anticuerpos». En reiteradas ocasiones, el mandatario tildó al Covid-19 de «gripecita», pese a que la enfermedad registra hasta el momento 9.216 casos y un saldo de 365 muertos: es el segundo país con mayor cantidad de pacientes de coronavirus en América, detrás de Estados Unidos.
(Télam/NA)