Inicio El Pais Cura atacó a piñas a obispo

Cura atacó a piñas a obispo

ESTALLO INTERNA EN LA CURIA DEL SUR MENDOCINO

El pasado lunes, el sacerdote Camilo Dib, atacó a las trompadas al obispo de San Rafael, Eduardo María Taussing, durante una reunión en el obispado. Es el desenlace de una serie de desencuentro entre ambos. El prelado había sancionado al cura por «reiteradas desobediencias» y lo acusaba de haber instigado a un «escrache» que había sufrido en un reciente viaje a Malagüe.

Las diferencias.
De acuerdo a lo señalado por el diario San Rafael, monseñor Taussig, obispo diocesano, había citado a una reunión al padre Camilo Dib, vicario de la parroquia Nuestra Señora del Carmen, de Malargüe. Era para abordar asperezas que presentan las interpretaciones religiosas en el seno del catolicismo entre quienes se apegan a las «antiguas estructuras» y «el nuevo orden».

El obispo lo habría sancionado por «reiteradas desobediencias» en torno a asuntos como dar la Comunión en la boca -y no en la mano- a los fieles, lo cual es pedido por muchos de ellos, especialmente en el departamento sureño, a pesar de que el Código de Derecho Canónico autoriza expresamente ambas maneras de comulgar.

También tuvo incidencia en el enfrentamiento el conflicto que se produjo en General Alvear y Malargüe en torno al cierre del Seminario Santa María Madre de Dios, ubicado en la primera.

Acusación.
Pero lo que encendió la mecha fueron las acusaciones que hizo el Obispo a Dib, endilgándole haber instigado a muchos fieles a que lo escracharan cuando el 21 de noviembre fue a Malargüe. En aquel suceso, le desinflaron las cuatro ruedas del vehículo en que se trasladaba monseñor, además de colocar cartelería con mensajes en su contra pidiendo su renuncia.

En las protestas se leyeron carteles que decían «Monseñor traidor», «Lobo vestido de cordero», «Estamos huérfanos de pastor», «No al cierre del seminario», «Pedimos un visitador apostólico», mientras similares mensajes fueron colgados frente a la sede del obispado en San Rafael.

Los hechos.
El medio mendocino logró reconstruir la escena a través de fuentes. La reunión se realizó el del lunes, en presencia del padre Alejandro Casado, párroco de la parroquia Nuestra Señora del Carmen de Malargüe, y también disidente. En un momento Taussig le pidió a Casado que se aviniera a sus directivas ya que de lo contrario iba a cerrar la parroquia del vecino departamento de Malargüe, y a Dib lo acusó directamente de ser el instigador y organizador de los escraches, lo que Camilo Dib negó rotundamente.

Este cruce de palabras fue subiendo de tono y se volvió agresivo en los términos utilizados, lo que despertó la furia del vicario, quien golpeó la mesa y le lanzó un puño directo a la cara del Obispo, que este logró esquivar pero cayó al suelo desde la silla donde se encontraba sentado. Nuevamente Dib intentó golpear a Taussig y le rozó la nuca, y luego lo siguió hasta la cocina, donde se había refugiado, y ahí el agresor pudo ser detenido por curas que se aproximaron al sentir la trifulca.

Comunicado del Obispado.
Desde ese ámbito eclesiástico se expresaron mediante un parte. Criticaron que «ante trascendidos ciertamente maliciosos sobre los hechos ocurridos, deseamos expresar la verdad y la gravedad de los mismos tal y como ocurrieron».

Confirmaron lo informado por diario San Rafael y confirmaron que, además de los mencionados se hallaban presentes, además el presidente de la Comisión Diocesana de Justicia, Víctor Torres Jordán, y el canciller de la Diócesis, Luis Gutiérrez Drisaldi.
Y confirmaron que el cura Dib está sancionado. «El Derecho Canónico, en su canon 1370, párrafo 2, declara que si un clérigo usa de violencia física contra el obispo, incurre automáticamente (latae sentetiae) en la censura de Suspensión. Quedando suspendido automáticamente por el hecho realizado, el padre Camilo Dib, tiene prohibido todo uso de su ministerio sacerdotal», informaron.