Curiosa designación en la AFI

ARRIBAS SE DEDICABA A VENDER JUGADORES

“Intermediario AFA” y “agente de jugadores AFA/FIFA” con “licencia para representación de deportistas y/o clubes” son las dos principales actividades que se destacan en el pliego de Gustavo Arribas que el Poder Ejecutivo envió al Senado, en el que no se menciona ningún antecedente relacionado con el cargo de director de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), que ocupa desde diciembre por decreto de Mauricio Macri.
El currículum de su segunda en la AFI, Silvia Majdalani, tampoco le va en zaga en cuanto a la escasez de antecedentes académicos. Según la información suministrada a la Cámara alta, la actual “señora 8” no posee títulos de grado universitario, aunque, a diferencia de su superior, al menos declara haber realizado una serie de cursos de “especialización en seguridad y servicios de inteligencia”.
Nombrados hace más de seis meses por decreto del Poder Ejecutivo, ambos funcionarios deberán obtener ahora el acuerdo del Senado que establece la ley 27126, sancionada en febrero del año pasado como reacción del gobierno de Cristina Kirchner a la crisis en el área de inteligencia que dejó al desnudo la muerte en circunstancias nunca esclarecidas del fiscal Alberto Nisman.
Los pliegos recién ingresaron a la Comisión de Acuerdos del Senado la semana pasada y todo indica que tanto Arribas como Majdalani recién serán llamados a defender sus postulaciones en audiencia pública en agosto próximo.

Perfiles.
Según confiaron voceros legislativos, los perfiles de ambos candidatos anticipan un complicado proceso para las pretensiones del Poder Ejecutivo de verlos ratificados en sus cargos.
Es que si bien la norma no establece requisitos específicos para los cargos de director y subdirector general de la AFI, en el caso de Arribas queda en evidencia que debe su cargo a la amistad que lo une al presidente Macri.
Su currículum apenas tiene una carilla, en la cual se destaca que se recibió de bachiller en el Colegio Marianista; de abogado en la UBA, en 1983, y que al año siguiente obtuvo el título de escribano público en la misma casa de altos estudios.
Sin actividad en el sector público que declarar, su experiencia profesional se limita al desempeño como escribano público titular entre febrero de 1990 y enero de 2007, y como escribano adscripto desde marzo de 1985 hasta febrero de 1990.
Y aquí aparece lo más llamativo del pliego de Arribas: su condición de agente de futbolistas y representante de deportistas y clubes y de intermediario en los pases de futbolistas.

Contratos.
Los contratos más destacados en las que participó Arribas, aunque no se mencionan en el currículum enviado al Senado, fueron los de Carlos Tevez y Cristian Pavón, delanteros de Boca Juniors.
Aquí surge otro de los contactos del actual “señor 5” con el macrismo: su relación con el actual presidente de Boca Juniors, Daniel Angelici, quien fue varias veces denunciado por Elisa Carrió como uno de los operadores políticos de Mauricio Macri en el ámbito del Poder Judicial.
Por su tarea como representante de futbolistas, el nombre de Arribas apareció mencionado a los Panamá Papers a través de la vinculación de su socio, el empresario Fernando Hidalgo, con operaciones realizadas por la sociedad Top Players Agency Corp entre 2007 y 2013.
Durante ese período, Hidalgo compartió en la Argentina una empresa con Arribas que recibió millonarios contratos por la compra y la venta de futbolistas, como los de Tevez y Pavón.
(Lanacion.com)

Compartir