Declaró Ibar Pérez Corradi

EL EX EMPRESARIO PIDIO SER TESTIGO PROTEGIDO

El ex empresario farmacéutico Ibar Pérez Corradi afirmó ayer que Sebastián Forza, una de las víctimas del triple crimen de General Rodríguez, le aseguró que la persona a la que le decían “La Morsa” era Aníbal Fernández, informaron fuentes judiciales.
El ex prófugo declaró ayer a la tarde durante dos horas y media ante la jueza federal María Romilda Servini y el fiscal Juan Pedro Zoni en el edificio Centinela de Gendarmería, donde quedó alojado ayer luego de ser extraditado desde Paraguay.
Una fuente judicial relató que al comenzar la audiencia, a Pérez Corradi se le leyó la imputación que pesa en su contra y luego el acusado hizo una introducción de los temas sobre los que se iba a explayar.
Mientras hablaba, la jueza lo interrumpió y le preguntó directamente: “¿Usted sabe quién es La Morsa?”.
“Sebastián Forza me dijo que ‘La Morsa’ era Aníbal Fernández”, le contestó el ex empresario farmacéutico, que estaba acompañado por sus dos abogados, Carlos Broitman y Juan José Ribelli.
Según el vocero consultado, al ex prófugo se le explicó que “la causa efedrina está llena de relatos y hacen faltan datos contrastables” y por eso se le pidieron algunas precisiones mientras declaraba.

Lanatta.
En el marco de este expediente, Martín Lanatta (42), condenado a prisión perpetua por el triple crimen junto con su hermano Cristian (44) y Víctor (35) y Marcelo Schillaci (36), declaró que “el negocio del tráfico de efedrina se lo termina quedando en la totalidad Aníbal Fernández con la gente de Inteligencia” y aseguró que le decían “La Morsa”.
Lanatta también relató que conoció al ex jefe de Gabinete a través de Andrés Meiszner, quien estuvo a cargo del Registro Nacional de Armas hasta diciembre de 2011 y era quien recaudaba para “el uno” (Aníbal) con los negocios paralelos” del organismo.
Añadió que fue en ese marco que Forza (34) lo contactó para que le hiciera un “puente” con Fernández, por entonces ministro de Seguridad y Justicia, y que a cambio de 250.000 dólares, el funcionario aceptó ocuparse de los asuntos de quien luego fuera una de las tres víctimas.
Fue entonces que comenzó, según Lanatta, el contacto de Aníbal con el tráfico de efedrina.
Algo similar declaró en el juicio por el triple crimen la esposa de Forza, Solange Bellone (38), que afirmó: “Mi marido dijo que había arreglado protección con ‘la Morsa’ por 250.000 dólares”.
En tanto, el ex policía José Luis Salerno, ex socio de Damián Ferrón (37) -otro de los asesinados- dijo en el programa Periodismo Para Todos (PPT) de Jorge Lanata que una secretaria de Fernández lo llamó al día siguiente de la desaparición de las tres víctimas, cuando todavía no habían sido hallados asesinados.
En la misma entrevista, Salerno afirmó que en ocasión de reunirse con Pérez Corradi le dijo “los tengo que boletear”, en alusión a Forza, Ferrón y Leopoldo Bina (35), y que el primero le había contado que “había lavado dinero para la Presidenta de la Nación (Cristina Kirchner) y que había traído valijas del venezolano Antonini (Wilson)” con ese fin.

Inocente.
En otro tramo de su declaración, Pérez Corradi se declaró “inocente” de los crímenes y dijo que tiene pruebas que va a ir presentando mas adelante.
Además, pidió ser incluido en el Programa Nacional de Testigos e Imputados Protegidos y protección para su familia en la Argentina, que lo visitó en su lugar de detención para llevarle ropa.
Luego de hablar entre las 13.30 y las 16, la declaración se suspendió por decisión de la jueza, ya que el ex prófugo estaba “cansado por el viaje” desde Paraguay, de donde fue extraditado y continuará el jueves a la tarde o el lunes.
Según Broitman, su defendido “está aportando elementos de prueba y dando respuesta a todos los interrogantes” que le plantearon la jueza Servini y el fiscal Juan Pedro Zoni.
“A mí, en algunas cuestiones, me ha sorprendido”, respondió el abogado sobre el contenido de las respuestas que dio el acusado y ante la consulta de si dio “nombres” aclaró: “Las declaraciones fueron contundentes (…) No vamos a decir sí ni no”. (Télam)

Compartir