Despidos y temor al cierre

La fábrica de motos Guerrero no abrió sus puertas el lunes en la ciudad santafesina de San Lorenzo tras despedir a dos operarios el viernes pasado y sus 280 empleados se manifestaban en las puertas para exigir intermediación del Gobierno provincial.
Ernesto Rojas, delegado de Smata, explicó que la compañía “echó sin causa” el viernes a dos trabajadores y, ante el reclamo de la comisión interna, la firma argumentó que la decisión fue tomada en un marco de “caída de ventas”.
“Estamos al tanto de que han mermado bastante las ventas de la empresa. Cuando nos notificaron hace 20 días de esta problemática, dijimos que íbamos a acompañar a la empresa con lo que sea, banco de horas, suspensiones, turnos rotativos, todo para sobrepasar la crisis”, indico Rojas.
Los trabajadores del turno mañana llegaron en las primeras horas del lunes para desempeñar sus actividades y se encontraron con que todos los portones de acceso a la planta industrial ubicada la avenida San Martín 98 estaban cerrados con candados. Rojas, quien además es delegado de la comisión interna en la planta, señaló que directivos de la firma avisaron a algunos operarios entre el viernes y el sábado para que no se presentaran a trabajar este lunes.
Sin embargo, la explicación de la firma, según constató NA, es que la planta decidió no abrir las puertas debido a que los directivos esperaban una manifestación del Smata a causa de los dos despidos decididos la semana pasada.

Crisis.
“Lo que la empresa nos dice es lo que realmente está pasando: han mermado las ventas. No es la primera crisis que atraviesa Guerreo y nosotros estamos dispuestos a acompañar, pero no de esta manera con despidos sin causa”, dijo Rojas en puerta de la planta donde los trabajadores quemaban cubiertas.
Los 280 operarios de Guerrero y los delegados de Smata que se acercaron al lugar del conflicto esperaban la llegada de un funcionario del Ministerio de Trabajo santafesino para que intervenga dado que temían por el cierre definitivo de la empresa.
Según la propia firma, más de 2.500 puestos de trabajo están indirectamente relacionados a la operatoria de Guerrero, entre quienes se encuentran talleristas, transportistas, concesionarios, motopartistas, vendedores y promotores.
En un último informe de la Asociación de Concesionarios de Automotores de la República Argentina (Acara), se dio a conocer que la cantidad de motos patentadas durante mayo bajó 7,4% respecto de abril, manteniéndose aún 10,3% por encima de los registros del mismo mes del año pasado. Acara advirtió que la proyección de unidades para este año indica que “disminuirá fuertemente debido a la devaluación de la moneda local y una demanda en retroceso”.

Más despidos.
La crisis en la planta de Guerrero no es la única que atraviesa el cordón industrial de la provincia santafesina. La empresa petroquímica Dow Dupont se paralizó durante la jornada de ayer debido a una medida de fuerza por tiempo indeterminado de todos sus operarios en protesta contra el despido de 22 trabajadores de la planta de la localidad santafesina de Puerto General San Martín.
Voceros del Sindicato Obrero y Empleados Petroquímicos Unidos (Soepu) indicaron que las operaciones de la planta estarán paralizadas hasta tanto el ministerio de Trabajo provincial dicte la conciliación obligatoria y abra una etapa de negociación para la reincorporación de los cesanteados.
En la planta de Dow en Puerto General San Martín, donde se fabrican productos químicos, cuenta con más de 200 empleados, de los cuales 180 están afiliados al Soepu, donde 22 de los trabajadores despedidos se desempeñaban en el área de mantenimiento de la planta química.
Representantes de la compañía aseguraron a los cesanteados que las decisiones fueron tomadas por una “reestructuración” de la firma a nivel nacional. “Una vez más Dow Dupont demuestra su irresponsabilidad y la devaluación de sus trabajadores enviando 22 familias a la calle sin dar ninguna explicación válida o razonable”, apuntó el Soepu en un comunicado.
La planta en conflicto está ubicada en la localidad de Puerto General San Martín, comenzó a operar en 1970 y es el primer Complejo Productivo de Dow en Argentina. Esa fábrica cuenta con cuatro unidades productivas distribuidas en tres plantas: protección de cultivos, poliuretanos, solventes oxigenados y prepolímeros. (NA)

Las ventas autos también cayeron
El fuerte retroceso en las ventas no solo es propio en el mercado de motos, tras dos años de alzas y de registrar un semestre récord, las ventas de autos 0 kilómetro cayeron 18,2% en junio en forma interanual, afectadas por la devaluación y las altas tasas de interés, informó ayer la Asociación de Concesionarios de Automotores (Acara).
En junio se patentaron 64.140 vehículos, y también cayó respecto de mayo, un 17,2%, en el que se habían registrado ventas por 77.417 unidades.
La entidad pronosticó para el segundo semestre una “fuerte caída” en la comercialización de automotores y reclamó al Gobierno adoptar medidas para reducir la presión impositiva.
El acumulado del primer semestre del año asciende a 500.500 patentamientos, que mantiene un crecimiento del 10,4% comparado con el mismo período de 2017 en el que se había registrado 453.463 vehículos.
Dante Álvarez, presidente de Acara, expresó: “las cifras nos enfrentan a la paradoja de que finalizamos el mejor primer semestre de la historia, superando al del 2013 por 500 unidades, pero con un mercado que se está cayendo”.
Frente a eso reclamó al Gobierno “atender el acoso impositivo, principalmente en algunas provincias y municipios”.