Inicio El Pais Detuvieron al marido de Carolina Píparo

Detuvieron al marido de Carolina Píparo

"TENTATIVA DE DOBLE HOMICIDIO"

Juan Ignacio Buzali, esposo de la diputada bonaerense Carolina Píparo, fue detenido ayer y acusado de intentar matar a dos motociclistas, a quienes durante la madrugada del primero de enero persiguió y atropelló creyendo que eran delincuentes que horas antes habían asalto a su mujer. Al mismo tiempo, ayer comenzó la pericia toxicológica que determinará si el imputado consumió alcohol o drogas al momento del hecho, y se realizaron allanamientos en busca de seis sospechosos del robo, aunque sólo fue identificado uno, de 14 años.

La detención de Buzali (47) fue ordenada por la fiscal María Eugenia Di Lorenzo, quien lo imputó por «doble homicidio en grado de tentativa», en base a evidencias, medidas de prueba, material fílmico, testimonios y pericias a los vehículos. Fuentes judiciales explicaron que personal de la policía bonaerense detuvo a Buzali en su domicilio del country Grand Bell, en City Bell, y lo trasladaron a la sede de la Dirección Departamental de Investigaciones (DDI) de La Plata.

Durante la mañana de hoy, el esposo de Píparo será conducido ante la fiscal Di Lorenzo para ser indagado por tentativa de homicidio contra Luis Lavalle (23) y un adolescente de 17 años.

Rodolfo Baqué, abogado de unas de las víctimas, se mostró «satisfecho» con la detención, porque «tiene que estar en la cárcel, donde están los homicidas en grado de tentativa». El letrado también apuntó contra Píparo y la acusó de cometer «falso testimonio» cuando declaró como testigo y de montar una «campaña mediática de encubrimiento» para cubrir a su marido. «Mientras acusaba a dos inocentes por televisión, nosotros buscábamos las pruebas», añadió Baqué, y recordó que presentó en la fiscalía un video «esclarecedor» cuando solicitó un cambio de carátula.

Pericias.
Voceros judiciales adelantaron que los resultados de la pericia toxicológica a Buzali se conocerán la semana que viene, cuando sean entregados a la fiscal Di Lorenzo, e informaron que también se hará una espectrofotometría gaseosa para determinar si había consumido de químicos (sustancias psicoactivas).

Aunque la extracción de sangre se realizó el 1º de enero a las 19, casi 16 horas después del incidente, Martín De Vargas (abogado de Lavalle) explicó que «desde el momento del hecho, a las 3 de la mañana, hasta la extracción, a las 19 horas, Buzali puede haber tomado litros de agua, corrido para eliminar alcohol mediante transpiración y puede haber ingerido un laxante». De todos modos, «las drogas permanecen más tiempo en el organismo, porque el proceso de eliminación de cocaína, ácido o psicofármacos es más lento. Pero el alcohol es más fácil de eliminar», reconoció.

Allanamientos.
Mientras tanto, personal de la DDI La Plata realizó siete allanamientos simultáneos en busca de los seis sospechosos del robo contra Píparo, pero sólo pudieron localizar a un adolescente de 14 años porque los restantes cinco restantes (mayores y menores) no estaban en sus domicilios de Berisso y La Plata. En el único allanamiento exitoso, los efectivos incautaron una moto Honda Twister robada la noche del 31 de diciembre, prendas de vestir y dos cargadores con balas. Los investigadores creen que el joven integra una banda que se dedica a cometer robos.

Los procedimientos corresponden a la causa que investiga el robo de 6.000 pesos y el celular de Píparo, cometido por «motochorros» durante la madrugada de Año Nuevo cuando, junto a su marido, se disponía a llevar a su suegro a su casa tras los festejos.
Paralelamente, Di Lorenzo abrió otra causa por el incidente posterior a ese hecho, cuando Buzali, a bordo de un Fiat 500L persiguió y embistió a dos motociclistas y les produjo lesiones. La justicia ya determinó que ambos jóvenes son ajenos al robo y se convirtieron en particulares damnificados en ese expediente.

Versión desmentida.
Píparo denunció que fue asaltada por «motochorros» en calle 47, entre 15 y 16 y que un par de horas después, cuando se dirigía «a realizar la denuncia» en su automóvil, volvieron a ser perseguidos e interceptados por los «motochorros» y embistieron a una de las motos «para poder escapar». La pareja huyó a toda velocidad, con la moto enganchada en su vehículo y sin prestar ayuda a los jóvenes atropellados.

De Vargas reiteró ayer que los videos incorporados a la causa y tomados en la cuadra del choque demuestran que «hubo una intención dolosa y manifiesta de embestir y cazar» a las víctimas. «Ella declaró haber sido perseguida y encerrada por las motos. En los videos se observa pasar a dos motos que no estaban con el grupo de mi cliente, y luego el grupo de siete motos con los chicos. Detrás se ve el auto (de Píparo) a altísima velocidad detrás de los chicos y que acelera a fondo para impactarlos».
(Télam)