Inicio El Pais Dictaron prisión preventiva

Dictaron prisión preventiva

GESELL: EL JUEZ SUMO LA ALEVOSIA AL DE HOMICIDIO PREMEDITADO

El juez de Garantías de Villa Gesell dictó ayer la prisión preventiva de los ocho rugbiers acusados por el crimen de Fernando Báez Sosa, ocurrido el 18 de enero último en la puerta del boliche Le Brique de esa localidad, y le sumó el agravante de alevosía al homicidio premeditado que les había adjudicado la fiscal. La resolución del juez David Mancinelli mantiene la acusación por la «coautoría» del crimen contra Máximo Thomsen (20) y Ciro Pertossi (19), y la de «partícipes necesarios» para Blas Cinalli (18), Luciano (18) y Lucas Pertossi (20), Enzo Comelli (19), Matías Benicelli (20), y Ayrton Viollaz (20).
Pero el juez avanzó al sumar la figura de la «alevosía» a la acusación realizada por la fiscal de Villa Gesell, Verónica Zamboni, por homicidio agravado por el concurso premeditado de dos o mas personas. De acuerdo al fallo judicial de 54 páginas, los rugbiers «ejercieron especial violencia sobre Fernando, exteriorizando un claro accionar dirigido a concretar su muerte».
Y tras explicar que la alevosía es «el empleo de medios, modos o formas en la ejecución del hecho que tiendan directa y especialmente a asegurar el homicidio sin riesgo para el autor», concluyó que los rugbiers atacaron a Fernando en «total estado de indefensión».

«Homicidio por placer».
En tanto, dijo que no pudo probarse que hayan cometido el «homicidio por placer», tal como sostienen los abogados de la familia de Báez Sosa, Fernando Burlando y Fabián Améndola. «No observo abastecido el elemento subjetivo que exige la figura, esto es, la finalidad de satisfacer el deseo de sentir placer, pues, más allá de la forma de exteriorizar sus comportamientos previo al ataque no resultan suficientes a los fines de configurar el delito», explicó.
Además, aunque el particular damnificado no lo planteó, dijo que tampoco consta en la causa que los acusados hayan actuado con «odio racial», una figura que «requiere para su configuración que haya sido la motivación principal de la muerte».

Detenidos.
Al momento de fundamentar que continúen detenidos, Mancinelli valoró varias cuestiones: la pena en expectativa de prisión perpetua, el «desprecio por la vida» que evidenciaron, el haber incriminado a un inocente y los mensajes de WhatsApp donde informaron que la víctima «caducó» y ordenaban no hablar del tema con «nadie». Además, consideró que existen «peligros procesales» que justifican el encarcelamiento preventivo de los sospechosos, como el riesgo «de fuga y entorpecimiento probatorio».
No obstante, Mancinelli adelantó que abrirá otro incidente para analizar si hace lugar o no al pedido de morigeración de la prisión preventiva que hizo la defensa para que los rugbiers puedan cumplirla de manera domiciliaria.
El defensor Hugo Tomei adelantó que apelará la resolución judicial y opinó que sus asistidos «están sometidos a un proceso que no reúne las características de validez, y por lo tanto resulta difícil defenderse». En esa línea, la defensa planteará su disconformidad con la resolución de Mancinelli al rechazar los pedidos de nulidad de una rueda de reconocimiento, de una declaración y de las indagatorias de los acusados.

Indagatoria.
Los ocho detenidos serán citados a declaración indagatoria la semana que viene, a raíz de la nueva calificación legal de la causa, y a que serán imputados también por la golpiza al amigo de la víctima, adelantó ayer el fiscal general de Dolores, Diego Escoda. El fiscal dijo que «hay que volver a indagar a los detenidos y hacerles saber esta nueva calificación» de homicidio agravado por premeditación y alevosía. Además, señaló que la audiencia será con «probables imputaciones mayores», ya que también se ampliará la investigación sobre la golpiza que sufrió Tomás, amigo de Fernando.
Consultado acerca de un posible onceavo sospechoso, el fiscal aseguró que no hay «otras personas en la escena del crimen fuera de los que están imputados» y que «todavía» no tienen el dato de quién se trataría, aunque podría ser «uno de ellos» al que llaman por un apodo, por lo que «se está investigando». (Télam/NA)