Inicio El Pais Dictaron sentencia para Mariana Gómez

Dictaron sentencia para Mariana Gómez

Mariana Gómez, joven lesbiana agredida por un policía el 2 de octubre de 2017 mientras besaba a su esposa, fue declarada culpable y condenada a un año de prisión en suspenso por la jueza Marta Yungano del Tribunal Oral en lo Criminal nro. 26 de la Ciudad de Buenos Aires. Gómez había sido procesada por la jueza de instrucción María Dolores Fontbona de Pombo por «resistencia a la autoridad y lesiones».
El miércoles 5 de junio a las 8 y media de la mañana comenzó el juicio oral a Mariana. En esa primera audiencia Mariana pudo declarar y contar lo que vivieron el 2 de octubre de 2017. Al terminar agradeció que la jueza la haya escuchado: «Me violaron durante 16 años y nunca logré que me escuchara una jueza. Ahora una jueza me escucha pero como acusada. Voy por la absolución», dijo ese día mientras afuera organizaciones de la diversidad acompañaban y exigían justicia por Gómez, #ProcesadaPorBesar, por lesbiana.
Rocío y Mariana están casadas y ambas pasaron por la experiencia de ser abusadas sexualmente por familiares. En el caso de Rocío fue su padre, el suboficial de la Armada Marcelo Girat, y en el de Mariana su padrastro y el padre de éste. Los dos casos se hicieron públicos en 2014 y fue en ese contexto cuando se conocieron. «Las dos conocemos la revictimización desde nuestras situaciones de abuso sexual y luego de abuso judicial. Ahora estamos tratando de difundir lo máximo posible porque pueden entrar a nuestra casa en cualquier momento. Tenemos miedo. De que nos golpeen, que nos hagan cualquier cosa como ya nos hicieron, pero no nos vamos a callar».

Caso.
El 2 de octubre de 2017 pasado el mediodía, Gómez y Girat estaban bajo el domo que se encuentra frente a la estación de trenes de Constitución. Durante el juicio, Girat contó que ella y su esposa «estaban tranquilas», conversando y fumando, cuando un empleado de Metrovías, José María Pérez, se acercó a Gómez para pedirle que deje de fumar. Cuando la acusada respondió que no había cartelería que indicara que estaba prohibido fumar en ese espacio -y que había otras personas fumando en el lugar-, Pérez llamó a un oficial de la Policía de la Ciudad, Jonatan Maximiliano Rojo , quien le dijo a Gómez,
«che pibe, apagá el cigarrillo». «Pero de las que fumaban o se besaban, las únicas lesbianas éramos nosotras», contó Mariana.
En su declaración ante la jueza, Gómez aseguró que ella intentó irse del lugar, pero que Rojo «me ponía la mano en el pecho y me decía ‘quedate acá que vas a ser detenido'» y comenzó un forcejeo entre ambos. Según el relato de la acusada, el oficial llamó por handy a una compañera, Karen Villarreal, y, en medio del forcejeo, «Rojo me tuerce el brazo y me tira para atrás», por lo que Gómez agarró del pelo a Villarreal «para no caer» y, en el proceso, le arrancó parte del cabello. Los dos agentes la redujeron, la esposaron y la trasladaron a la estación policial que está en la estación Boedo de la Línea E. Horas después fue liberada.

Apelación.
El abogado de Gómez aseguró que el próximo viernes 5 de julio, cuando se leerán los fundamentos del fallo, apelarán la sentencia. En la audiencia del miércoles, la fiscal Diana Goral y el abogado defensor, Lisandro Teszkiewicz, expusieron sus alegatos. Goral solicitó una pena de dos años de prisión para Gómez por el «delito de resistencia a la autoridad en concurso real con el de lesiones graves», mientras que la defensa de la joven pidió la absolución. (Tiempoar.copm.ar/Página12.com)