Dirigente radical Alfonsín contra la reforma laboral

"REPRESENTA UN RETROCESO DE CIEN AÑOS"

Ricardo Alfonsín manifestó ayer su desacuerdo con el proyecto de reforma laboral que impulsa el gobierno, y consideró que “a priori” el radicalismo no debería acompañar una medida que a su juicio “representa un retroceso de cien años”. Aunque remarcó: “Dije a priori, porque las cosas están tan patas arriba en el partido que no se sabe qué puede pasar”.
El dirigente radical planteó “cuestiones ideológicas” para mostrar sus diferencias con el proyecto. “Algunos piensan que esto crea empleo, yo creo que no, que en todo caso habrá empleo de peor calidad, con los trabajadores pagando los costos. Después viene una crisis y la receta es la misma, que los trabajadores sacrifiquen derechos”.
Por FM La Patriada, el diputado nacional desligó a su partido de un proyecto del que la UCR “no es coautora” y que “va en contra del ideario radical en las relaciones de trabajo”. Alfonsín retomó las palabras de Jorge Sappia, experto en derecho laboral que fue secretario de Trabajo y hoy preside la Convención Nacional de la UCR, el órgano legislativo que es la máxima autoridad partidaria.
“Es un retroceso enorme en algunos artículos , lo ha dicho y se lo planteó al Gobierno”. Recordó que Sappia dio sus explicaciones ante el ministro Jorge Triaca, en una reunión a la que también estaba convocado el titular del Comité Nacional de la UCR, José Corral, quien no concurrió “aunque su ausencia no se notó mucho porque está ausente desde 2015”.
El hijo del ex presidente fue crítico de la gestión del dirigente santafecino al frente del centenario partido. “Se representa a sí mismo”, aseguró en relación al documento titulado “Los radicales somos Cambiemos” que hizo público Corral. “Actúa junto a otros como si fueran dueños del partido. Nunca ví al radicalismo con un presidente tan divorciado del ideario y de los afiliados radicales”. Añadió que “gracias a Dios” su mandato culmina el mes próximo.

Crítica.
Alfonsín aprovechó para criticar al gobierno a partir del posible apoyo radical a la reforma en el Congreso. No le sorprendería dado que “hemos acompañado cada cosa que parecía imposible acompañar respecto a lo que decíamos hasta hace dos años”, en alusión al blanqueo de capitales.
Con todo, reivindicó que se negocie. “Está muy bien que se dialoguen las cuestiones complejas”, y apuntó que desde que asumió Macri él pide un consejo económico que siente en la misma mesa “al capital, el trabajo y la política” a fin de tener “instrumentos” que permitan “resolver los problemas del presente y definir políticas de estado para el mediano y largo plazo”.

CGT.
En el caso de la CGT estimó que “sería poco inteligente” y “suicida” que los dirigentes de la central obrera no negocien. “En los 90 consensuaron mal y no defendieron a los trabajdores”, afirmó, para puntualizar que “la mejor manera de defender los intereses laborales es no depender de un partido, sino de los trabajadores”.
En otro orden, Alfonsín opinó sobre las detenciones de Amado Boudou y Julio De Vido y consideró que “nadie que esté sometido a juicio quiere estar preso mientras espera sentencia”. (NA)