Domiciliaria para acusada

ASESINATO DE RUGBIER EN MENDOZA

La Primera Cámara del Crimen de San Rafael otorgó ayer la prisión domiciliaria a Julieta Silva, la joven de 29 años detenida por atropellar y matar a su novio Genaro Fortunato en la puerta de un local nocturno.
Además, la causa dio un giro al pasar la carátula de “homicidio doblemente agravado por el vínculo y alevosía” a una doble imputación alternativa de “homicidio simple” y “homicidio culposo agravado”, con la intención que se investiguen ambas hipótesis.
El Tribunal de Apelaciones, conformado por los jueces Alejandro Celeste, Jorge Yapur y Néstor Murcia, dispuso que Silva siga en prisión preventiva pero bajo la modalidad de prisión domiciliaria.
Los magistrados tuvieron en cuenta que la joven tiene dos hijos, uno de 5 y otro de 10 años, y consideró que no existe riesgo de fuga. La audiencia se realizó en los tribunales de San Rafael a pedido de la defensa de Silva, que había apelado la prisión preventiva.
Los jueces consideraron que si bien luego de salir del bar se presume que discutieron, el altercado no fue de una intensidad tal como para que Silva quisiera matar a Fortunato. En las imágenes de un video se los ve saliendo del bar y luego se observa que el joven se golpea con una baranda, queda dolorido y es auxiliado por su novia.
El hecho ocurrió en la madrugada del 9 de septiembre a la salida de La Mona Bar, un lugar al que Silva y Fortunato, de 25 años, habían concurrido unas horas antes. A la salida del bar, la mujer atropelló y mató a su novio tras una discusión. (NA)