Inicio El Pais Durante 2020 la pobreza trepó al 42%

Durante 2020 la pobreza trepó al 42%

ARGENTINA TIENE MAS DE 19 MILLONES DE POBRES Y CASI 5 MILLONES DE INDIGENTES

Durante la pandemia en Argentina la pobreza se disparó hasta alcanzar el 42% a finales del año 2020, el nivel más alto desde 2004 y equivalente a 19 millones de personas, de las cuales 4.700.000 son indigentes, informó ayer el Indec. Para las estadísticas públicas, durante 2020 se sumaron a la categoría de pobres unos tres millones de argentinos, en tanto que la fuerte suba de precios, una caída económica del 9,9%, cierres de empresas y aumento de la desocupación resultaron las variables que impactaron con más fuerza en las mediciones.
Los datos del organismo estatal corresponden al segundo semestre de 2020 y reflejaron un incremento de 1,1% respecto del primer semestre y un aumento del 6,5% respecto del año 2019. Un dato preocupante es que el 57,7% (6.300.000 personas) de los menores de 14 años son pobres, segmento que registró un aumento de casi 5,5 puntos. Y entre los jóvenes de 15 a 29 años la pobreza alcanza al 49,2%.
En los partidos del Conurbano bonaerense la pobreza llega al 51% de las personas, de las cuales un 15,2% resulta indigente y en el AMBA (incluyendo la Ciudad Autónoma de Buenos Aires) el índice de pobreza baja al 44,3% y la indigencia llega al 13,3%.
No se registraba un índice de pobreza más alto desde 2004 (44,3%). La tasa más elevada se había registrado dos años antes, en octubre de 2002 (57,5%), cuando el país salió de la Convertibilidad e ingresó en una crisis sin precedentes. A fines de 2019, la pobreza afectaba al 35,5% de la población y el 8% era indigente.

Crece la indigencia.
Según el Indec 12.000.998 de personas y 2.926.890 de hogares se encuentran por debajo de la línea de pobreza en los 31 aglomerados urbanos, una cifra calculada en 19 millones si se proyecta a todo el territorio nacional. En ese conjunto, 720.678 hogares se encuentran por debajo de la línea de indigencia (3.007.177 personas, un 10,5% de la población), lo que significa unas 4.700.000 personas en todo el país.
En diciembre del año pasado el ingreso total familiar promedio de los hogares pobres fue de 29.567 pesos, mientras la Canasta Básica Total para ese grupo alcanzaba los 50.854 pesos, por lo que la brecha se ubicó en 41,9%, el valor más alto de la serie por quinto semestre consecutivo. «De esta manera, no solo hubo un aumento en la incidencia de pobreza respecto del primer semestre de 2020, sino que la situación de las personas bajo la línea de pobreza empeoró por la mayor distancia entre sus ingresos y la Canasta Básica Total», explica el INDEC.
El índice de «pobreza» se elabora contrastando ingresos de personas y hogares (grupo familiar) con la canasta de alimentos, indumentaria y ciertos productos (CBT). Para calcular la tasa de «indigencia» se tiene en cuenta solamente el componente alimentario. La Canasta Básica Total aumentó 39,1% durante 2020 mientras que la Canasta Alimentaria subió 45,5%. En contraste, los salarios de trabajadores privados subieron 34,4%, los del sector público 26,8% y los ingresos de empleados «en negro», un 39%, según el Indec.
En lo que respecta a los grandes centros urbanos, los mayores niveles de pobreza se notaron en Resistencia (Chaco), con el 53,6% de la población, seguida por Gran Buenos Aires (51%), Concordia (49,5%), San Nicolás-Villa Constitución (43,6%) y el Gran Tucumán (43,5%).
En cuanto a los indigentes (cuyos ingresos no alcanzan para alimentarse) a fines de 2020 comprendieron el 15,2% de los habitantes de Gran Buenos Aires y 12,3% en Neuquén-Plottier, seguidos por Resistencia, Salta y Mar del Plata, con niveles apenas superiores al 10%. Por el contrario, los menores niveles de pobreza encuentran en la ABA (16,5%) y Bahía Blanca (24%), mientras que el resto de los grandes centros urbanos se ubican todos por encima del 30 %.
(Télam-NA)

En La Pampa, el 33,5% son pobres.
El informe publicado ayer por el Indec muestra al conurbano Santa Rosa-Toay con un índice de pobreza del 33,5% y una indigencia del 7% al término del año 2020. A diferencia de otras regiones, la cantidad de pampeanos pobres resultó menor a la registrada a finales de 2019 (33,9%), aunque ocurrió lo contrario con la indigencia, que creció 1,5% (a finales de 2019 era de 5,5%). En los últimos cinco años, La Pampa registró sus tasa más bajas en 2017, cuando cerró el año con un 281% de la población en condición de pobreza y un 4,1% de indigentes.